¿Qué ocurrió con los semanarios?

Los semanarios surgieron en el transcurso del siglo XVIII como informativos impresos que aparecían una sola vez por semana, de ahí su denominación. Las modalidades de los mismos hacen hincapié a la información que contienen, pudiendo ser noticias de interés general o dirigida a un segmento específico de la población (prensa especializada).

El revuelo creado por las plataformas tecnológicas a través de Internet  representa, de alguna manera, la disminución de inversión publicitaria en medios como los semanarios

Publicar o no publicar, esa es la cuestión. Un reto que enfrentan las marcas en la actualidad es su presencia masiva en los medios de comunicación. Como los recursos siempre son limitados, será necesario conocer qué tipos de soportes deberán utilizarse para llegar a los consumidores.

En la industria publicitaria, tales medios de comunicación se convierten en nexos que unen a la marca con los consumidores, donde se crean ideas para luego convertirlas en mensaje y transcribirlas al papel.

Un hecho preocupante es la considerable disminución que hoy en día se destina a la publicación de anuncios en periódicos, incluyendo a los semanarios por parte de los encargados de realizar las pautas en este tipo de medio. La entrada triunfal de Internet al mercado publicitario, ha convertido al papel en un elemento poco apreciado en los planes de comunicación.

Aunque, al parecer, los medios digitales han limitado la presencia de los impresos en los planes publicitarios de las empresas, tampoco debe subestimarse la fuerza con la que aún cuenta la prensa en el campo de la publicidad.

Semanarios como soportes publicitarios

Según datos proveídos por la Asociación Mundial de Periódicos, el año pasado los ingresos publicitarios en diarios disminuyeron un 2 %, lo cual debe ser un llamado de atención para las marcas que destinan gran parte de su presupuesto a los medios impresos. Mientras, el mismo reporte afirma la orientación digital observada en el mercado publicitario.

El revuelo creado por las plataformas tecnológicas a través de Internet representa de alguna manera la disminución de inversión publicitaria en medios como los semanarios. Aun así, cabe destacar las ventajas observadas en los medios impresos, los cuales por su contenido y periocidad, cuentan con un público objetivo definido y leal, por lo que las publicaciones emitidas de estos resultan más serias y comprometidas con el consumidor.

Así mismo, siendo un medio tradicional, los semanarios se orientan a un mercado que desea información veraz y hacia quienes aún desconfían de los anuncios digitales. La tangibilidad de la que gozan los semanarios, así como todos los medios impresos, marca un diferencial ante soportes como: web, radio o televisión.

A pesar de los grandes cambios a los que se enfrenta la sociedad actual, los periódicos siguen siendo una forma de comunicación interesante, y el problema
quizás no radique en su carácter tradicional, sino en la llegada de un gigante denominado Internet.

No está todo perdido

Los periódicos, sin importar la periocidad con la cual aparezcan, siguen siendo un medio de información importante para los diversos lectores. Con la aparición de soportes digitales el cambio de las páginas tangibles es irrevocable.

Como ya se ha mencionado anteriormente, los formatos digitales han conquistado el corazón publicitario, siendo Internet un medio indispensable para la publicidad y su comitiva. Así también, es cierto que, al menos en nuesro país, la inversión en medios impresos, ni los mismos, han desaparecido. Sí, muchos se han adaptado y ofrecen también, en paraleo, sus versiones en digital, complaciendo a todos los sectores y gustos.

Aunque el semanario en los últimos años ha sido relegado por los avances que provee la tecnología, existen formas de innovar este medio y hacer nuevamente del mismo un soporte interesante para el consumo publicitario.

Es cuestión de imaginación, al momento de diseñar anuncios destinados a medios impresos. La inventiva de los estrategas juega un rol fundamentan, esto es conocido como “Big Idea”, y consiste en transmitir con imaginación y estética, las ventajas a destacar del producto. El concepto logrado en la gran idea marcará la pauta de un anuncio en la campaña.

En ese mismo sentido, los semanarios deben evolucionar y reinventarse para no perder al público con el que aún cuentan.

 La era del formato digital

 

Año 4 – Artículo 19

 

Comentarios de Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest