Diversidad cultural un desafío para las marcas

 

Una visión global de la situación de mercado es la que empuja hoy a las empresas aplicar estrategias de branding intercultural. Se trata de una práctica que agrega valor a las acciones de marca, adaptando la misma a las diversas culturas en la cual se desarrolla.

Mantener una marca “globalizada” es la tendencia que manejan hoy en día las empresas, más aun si pretenden conquistar mercados que difieren en su totalidad con la cultura propia del país de origen de la marca. El desafío ya no solo apunta a investigar el comportamiento de los consumidores sino también a expandir el conocimiento sobre las diferentes culturas que existen en el mundo.

En términos transaccionales, el trato que manejan las empresas con los inversores corresponde a una serie de técnicas comerciales basadas en las relaciones públicas y conceptos similares, las mismas apuntan a mantener el buen relacionamiento entre las partes. En esa misma línea, el concepto de branding intercultural ejerce mayor fuerza al ser parte del paquete con la cual la marca se presenta a su mercado meta.

El branding intercultural es la capacidad que tienen las marcas para ubicar sus productos entre los más populares sin importar la bandera ni la cultura que lleve impreso el país al cual se apunta.

Coca Cola es una de las marcas que ha logrado vencer cualquier paradigma cultural, su capacidad para combinar con las diferentes culturas hace posible que el éxito de la misma perdure en el tiempo, razón por la cual llevan más de 125 años en el mercado internacional.

Agregar valor a la marca

Al implementar una estrategia intercultural al branding, una empresa asegura que la imagen de marca que bien parada ante todos sus consumidores sin importar el idioma que hablen, la bandera que utilicen o los valores que manejen, estos consumidores siempre observarán a la marca como parte de su cultura.

Existen marcas, sobre todo aquellas que manejan amplios mercados, que han logrado enviar un mensaje coherente a todos sus consumidores a través de la personalidad de marca y la interconectividad con la que cuentan.

Para el éxito del branding intercultural las empresas deben fijar objetivos claros que apunten a satisfacer tanto a los mercados externos como al mercado de origen, favoreciendo a ambos de la misma manera. En ese sentido, la compañía deberá contar con agentes especializados, para cada mercado, que velen por los in

tereses del público y de la marca. Para lograrlo, los estrategas deben tener una visión global del mercado y una amplia capacidad para expandir la marca en cualquier lugar del mundo.

Los valores y costumbres insertos en las diferentes comunidades del mundo forman parte de la estrategia del branding intercultural, se trata más que nada de un reconocimiento al estilo de vida de una nación y a evitar cualquier subjetividad entre una cultura y otra.

Otro factor influyente es la accesibilidad que posee la marca, al elaborar el branding se requiere fijar las pautas de aplicación de marca. Esto no solo hace referencia a la expansión de mercado, sino a una regla básica en la cual la marca debe ser capaz de adaptarse a cualquier situación tal como la extensión de línea de producto, el cambio de locación, entre otros.

 

Año 4 – Artículo 20

 

 

Comentarios de Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest