Flashmob: al ritmo de las estrategias publicitarias

Misceláneas de arte y mercadotecnia se unen para crear valor y lograr experiencias inigualables para los consumidores a través del Flashmob, que se convierte en Una innovadora estrategia que busca el enganche perfecto para conquistar al cliente expresando el “aquí estoy”.

Nuevas experiencias para los consumidores

“Pasa en las películas, pasa en la vida y pasa en TNT”. La firma televisiva TNT es una de las que han sabido “exprimir” las ventajas de esta técnica. El éxito rítmico de su campaña se dio Bélgica; la empresa de televisión utilizó como locación una calle de un tranquilo pueblo flamenco en la cual recreaba una escena de película. Los creativos instalaron un botón rojo con la oración “Push to add drama” (“Presione para añadir drama”) y segundos después la magia cinematográfica actuó por sí sola.

El arte cinematográfico también demostró gran capacidad de venderse al público a través del Flashmob. Recordamos aquella escena de la película “Friends with benefits” (“Amigos con beneficios”) donde la declaración de amor de los personajes aparece mediante una coreografía espectacular acompañada del tema “Closing time” de la banda Semisonic. Esta técnica busca crear un valor emocional que bien puede ser trasladado de un guión de película a uno de mercadotecnia.

El modus operandi de las marcas cambia a la velocidad de la luz debido a la cantidad de competidores dispuestos a conquistar clientes a través de técnicas innovadoras y así también por el exceso de publicidad al que están expuestos los clientes en la calle, oyendo programaciones radiales y televisivas, en los periódicos así como en Internet.

Lograr captar la atención de los consumidores resulta cada vez más improbable, requiere de estrategias que apunten a crear valor y experiencia de compra, aunque igualmente siempre será necesario agregar “algo más”.
En este sentido, existen tantas formas de hacer magia publicitaria que algunos creativos han decidido extraer de la galera la estrategia rítmica denominada Flashmob. La técnica, a través de un baile pegadizo y un guión bien construido, pretende que las luces del éxito apunten a la marca.

Flashmob, ¿de qué se trata?

Una coreografía sincronizada unida a movimientos pegadizos se encuadra a la perfección con la aparición de bailarines alegres que, ante una aparición intencionalmente tímida, invita al público a sumarse a la gran propuesta artística denominado Flashmob. Al finalizar el show se acabará develando el tan misterioso mensaje. La efectividad de la estrategia publicitaria coreográfica dependerá del ingenio de sus creadores, así también de la creación de valor para el consumidor, evitando forzar el mensaje.

Lo convencional está fuera de serie ante la aplicación del Flashmob en lo publicitario, siendo una estrategia que desea conquistar al público con propuestas “pegadizas” y que no desaparecerán de la mente del espectador. En cuanto a la locación, las marcas que incursionan en esta propuesta optan por lugares de concurrencia masiva, por lo general, centros comerciales o plazas urbanas.

Al implementar una técnica como el Flashmob las empresas persiguen objetivos que buscan una respuesta inmediata del público presente, aunque igualmente pretenden quedar por un buen tiempo en sus mentes o impresionarlos hasta dejarlos totalmente enamorados de la marca.

El Flashmob apunta a mostrar y demostrar qué tan hábil puede ser la estrategia publicitaria de la marca y cómo un show de 3 a 5 minutos puede permanecer por mucho tiempo en la mente de los consumidores. Para alinear correctamente la coreografía junto a las estrategias, para alcanzar los objetivos, se debe tener en cuenta ciertos aspectos.

 flashmob

Año 4 – Artículo 22

Comentarios de Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest