¡Un aplauso para el empleado más eficiente!

Las organizaciones, sean grandes o pequeñas, deben promover la integración grupal y la confianza, además de facilitar la comunicación, evitar las trabas burocráticas y mantener siempre el espíritu de equipo. Otro factor clave apunta al reconocimiento de los logros como parte de la motivación al personal.

Alentar al equipo, un rol del líder

Existen diferentes tipos de liderazgos, esto por el simple hecho que las personas son diferentes, lo que influye en su relacionamiento y en sus modelos a seguir por los colaboradores. Pero el líder de equipo es aquel que va despertando las cualidades de las personas y estimulando a desarrollar cada vez más sus habilidades y competencias, encontrando el verdadero potencial de cada uno.

En realidad, todas las acciones hechas en un equipo son importantes y todas las contribuciones, sean grandes o pequeñas, han de ser igualmente reconocidas. En ocasiones, la tensión se apodera de situación dejando salir la expresión “te pagan para hacer las cosas”, lo cual resulta inapropiado para generar el trabajo en equipo. Las personas requieren el reconocimiento de sus superiores y colegas, es una necesidad humana, por lo que sentirse valorado seguramente llevará a una persona a sentirse más capacitado para realizar sus labores.

Aunque una mejora salarial, en primera instancia, resulta un buen reconocimiento, en ocasiones no está al alcance de las organizaciones. Es aquí donde se percibe el verdadero valor de recompensa con un simple agradecimiento, decir “buen trabajo”, hablar del logro de una persona a los superiores, dar una flexibilidad en las horas personales como recompensa a su productividad u otros beneficios, siendo tan profesionales como humanos.
Equilibrio entre buen relacionamiento y exigencias laborales

Si se logra la confianza, integración grupal y las exigencias que el trabajo trae consigo diariamente, se obtendrá una carga más ligera y equilibrada. Cuando se genera un relacionamiento positivo con las personas, las actividades laborales, aunque sean abrumadoras, se vuelvan más llevaderas y hasta se potencian el doble.

¿Se debe premiar logros o condenar errores?

Existen diferentes criterios para este cuestionamiento, aunque en el mejor de los casos, cuando una persona efectuó un trabajo cuyo resultado merece ser felicitado y reconocido, entonces debe ser valorado en público y privado.

Al mismo tiempo, si el superior cree adecuado llamar la atención o alerta de un error al personal, de modo a que no vuelva a ocurrir, entonces también será válido el cuestionamiento. Todo dependerá de la manera, la magnitud y el tipo de falla que se haya cometido.

Ceder o conceder, ¿el incentivo lo pone la empresa o la propia persona?

Es importante aclarar que dentro de las organizaciones, las personas muchas veces pueden sentirse incentivadas solamente al recibir un aumento salarial, un reconocimiento, un premio, entre otras cuestiones. En este sentido, se puede admitir que realmente existe automotivación, por lo que pronto toda esa “motivación” se esfumará.

¿Cómo incentivar al empleado?

Es fundamental contar con un equipo motivado. Cuando se inicia un nuevo trabajo, un individuo se siente entusiasmado y tiene ganas de cambiar el mundo. Sin embargo, las estadísticas explican que a los seis meses, si no se ha gestionado bien la moral del equipo, este se habrá desmotivado.

 

Año 4 – Artículo 23

 

Comentarios de Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest