Ñanduti celebra 50 años de vida

UN 29 DE NOVIEMBRE DE 1962, RADIO ÑANDUTÍ INICIABA SUS TRANSMISIONES TANTO EN AM COMO EN FM DESDE SU PRIMER ESTUDIO, UBICADO EN AQUEL ENTONCES EN LA ESQUINA DE LAS CALLES ANTEQUERA Y HERRERA DE NUESTRA CAPITAL.

Al conmemorarse nada menos que 50 años de vida al aire, su creador y director Humberto Rubín destaca que la clave del éxito y la consolidación de este medio de comunicación radica en brindar la mayor seriedad y responsabilidad a la hora de ofrecer informaciones a sus oyentes.

“Pensaba en la palabra libertad; y no nos permitió mucho (Alfredo) Stroessner. Luchamos muchísimo para encontrar huecos y levantar la bandera; que en 50 años quiso caerse varias veces, la levantamos otras veces, y hoy creo que flamea muy fuerte, gracias a los colegas también, por supuesto”, declaró Rubín al diario ABC Color, al conmemorarse medio siglo del nacimiento de la radioemisora.

Rubín arrancó en Ñandutí junto al coronel Pablo Rojas y el cantante Teófilo Escobar, quien en aquel tiempo venía de Buenos Aires. La radioemisora conoció de varios ataques a la libertad de prensa y de expresión, a lo largo de su vida institucional, durante el régimen de Alfredo Stroessner. Fue en 1983 cuando aumentaron las persecuciones, sostiene Rubín. En ese año, el entonces ministro del Interior, Sabino Augusto Montanaro, ordenó el cierre de la emisora. En realidad, Ñandutí venía soportando entre tres a cuatro clausuras por mes.

”Era terrible. A nuestros anunciantes los extorsionaban. Me acuerdo de Martel, de Carrasco Stani. Este no sabía qué hacer. Montanaro le criticaba por anunciar “en esa radio contrera”. Tenía como 20 licitaciones pendientes para abastecer a dependencias del Estado. Estaba la Coca Cola. Había clientes que me pagaban a pesar de no salir su publicidad”, recordó Rubín en declaraciones a ABC.

Rubín recordó que se encontraba en su casa cuando se produjo la caída de Stroessner y que de inmediato volvió a la radio para reanudar las programaciones. “Con sorpresa escuché la proclama del general Rodríguez por (radio) Primero de Marzo. Nos pusimos todos eufóricos. Vine a la radio cuando se confirmó todo. Estaba conmigo Luli Andrada (el expresidente demócrata cristiano ya fallecido), mi compañero del alma… Fuimos al centro a festejar con todos. Yo gritaba. “¡Libres, libres!”. No se podía creer”, señaló Rubín.

El director de Ñandutí afirma que soportaron momentos duros en tiempos de Stroessner, pero que reconoce que supieron superar todas las adversidades. Afirma que hoy en día siguen gozando de mucha aceptación en el mercado, a pesar del largo tiempo transcurrido. “Nuestra popularidad no decreció pese a los avatares de la política. Yo atiendo a todos. Hasta a Stroessner lo llamé un día en su cumpleaños (a Brasilia). Me dijo: “yo inauguré su radio, Rubín. ¿Se acuerda?”, y yo le contesté: “y usted me cerró también”. Y ahí me cortó”, indicó Rubín.

Al director de la emisora le gusta mucho parafrasear a Voltaire  cuando afirma: “No estoy de acuerdo con lo que dices, pero daría mi vida para que puedas seguir diciéndolo”. Y es allí donde quizás radique el éxito de Ñandutí: en dar espacio a todos y no censurar a nadie.

 

Año 3 – Num. 15 

Comentarios de Facebook

Deja un comentario

Pin It on Pinterest