¿Ejecutivos eficientes o sólo los que más trabajan?

Para mayor eficiencia, lograr que proyectos difíciles se hagan realidad y que se lleguen a las metas y proyecciones, se requiere de la combinación de focalización y energía.

La focalización es la habilidad de ver una meta y las tareas necesarias para llegar a su realización. Sin embargo, los gerentes enfocados, como tienen una comprensión de qué quieren alcanzar, no suelen ser lo suficientemente reactivos, puesto que sopesan cuidadosamente las alternativas que se les presentan antes de decidir cuál opción tomar.

La energía, por otra parte, es la que impulsa al gerente a su desempeño como parte de un intenso compromiso personal. Para ser ejecutivos productivos, que es lo que la empresa necesita, se necesita de ambos. Energía sin foco conlleva pérdida de tiempo y foco sin energía se convierte en una apática ejecución que termina en el desgaste. El término “activo sin acción” (del inglés “active non action”) no es nuevo y la situación tampoco.

TIPOS DE EJECUTIVOS

Los dilatores, desacoplados y distraídos se sienten obligados al trabajo, por distintos motivos, sean sus jefes, sus sueldos, la descripción de sus funciones, etc. y deben hacer algo al respecto. Trabajan del exterior hacia adentro. Al contrario de los comprometidos, quienes deciden primero lo que deben hacer y luego lo hacen, controlando las expectativas, el acceso de recursos, desarrollando relaciones con gente influyente y construyendo las capacidades que ensanchan sus opciones y capacidad de acción.

Dilatores

Los dilatores tienen deficiencias tanto en la focalización como en la energía y se caracterizan principalmente por su falta de seguridad, su miedo a fracasar y por la sensación de sentirse incapaces de controlar los eventos.

Una empresa que castiga fuertemente las equivocaciones es responsable de alguna manera de la existencia de dilatores. Los dilatores dudan de tomar decisiones, postergando los proyectos y tareas y empleando su tiempo en realizar, mientras tanto, otras tareas menos importantes, hasta que, generalmente, estas oportunidades terminan desapareciendo.

Desacoplados

Aquellos ejecutivos que si bien realizan las tareas, pero tienen poca o nula energía para realizarlas son los desacoplados. Estos viven extremadamente tensos, con sentimientos tales como ansiedad, frustración, enojo u otros estados emocionales que les roban sus energías. Por lo general, las empresas que “cortan” la creatividad e iniciativa de sus empleados son las que generan este tipo de ejecutivos, convirtiéndolos en un personal apático. Un ejecutivo que presenta varias ideas que luego ve saboteadas o rechazadas piensa que nadie está interesado en lo que está haciendo y, poco a poco, pierde la energía y se vuelve apático hacia el proyecto que realiza.

Distraidos

La mayor parte de aquellos empleados ineficientes lo es porque recae en esta categoría. Si bien tienen mucha energía, pero les falta focalizarla, confundiendo la actividad frenética con acción constructiva; sienten que deben hacer “algo”, actuando con rapidez pero sin reflexionar si es el paso correcto. Otra característica de los distraídos es que tienen dificultades en el desarrollo de estrategias y en ajustar su comportamiento a nuevos requerimientos, suelen implicarse en múltiples proyectos, saltando de una reunión a otra, atendiendo miles de llamadas telefónicas, pero no tienen el foco necesario para pensar, analizar y reflexionar, lo que termina en pilas de proyectos poco significativos o que jamás llegan a realizarse. Las organizaciones que recompensan una actividad frenética, calificándola de “sobresaliente”, es la que genera este tipo de actitud distraída.

Comprometido

Los gerentes comprometidos son aquellos que focalizan su energía y motivación, concentrándose en lo importante, creando estructuras y condiciones que generen resultados reales y permanentes. Ejecutan bien, son disciplinados, y logran mayores resultados para la empresa. Independientemente a su temperamento o carácter, no pierden ni energía ni enfoque, reflexionando, además, acerca de cualquier decisión antes de tomar alguna. Además, se caracterizan por encontrar las maneras que reduzcan la tensión y reaprovisionen energías, eliminando el estrés y llenándose de energía positiva para el trabajo. Aquellos comprometidos buscan nuevas oportunidades y objetivos que alcanzar, valorando el tiempo y manejándolo cuidadosamente.

 

Año 2 – Num. 9

 

Comentarios de Facebook

Deja un comentario

Pin It on Pinterest