Un país sin ideas es un país sin futuro

La Asociación Paraguaya de Agencias de Publicidad (APAP) celebra su 48º Aniversario como gremio que reúne a empresas  publicitarias, de marketing y comunicación más importantes del país. El presidente de la asociación, Rodrigo Weiberlen, exponealgunas reflexiones sobre el camino recorrido y el posicionamiento del rubro en la realidad actual.

¿Cuál es el concepto que hoy muestra la APAP?

El concepto principal que abordamos desde el gremio es el de promover el valor de las ideas. La asociación está conformada por más de 30 empresas de comunicación que manejan en sus carteras de clientes a marcas líderes del mercado. Estamos ante posiblemente uno de los momentos más desafiantes de la industria, con grandes cambios por delante en el camino de construir marcas sólidas para nuestros clientes, y nos sentimos responsables de liderar y acompañar este proceso.

La APAP celebra su 48° Aniversario, ¿cuáles son las expectativas de todos sus miembros respecto al trabajo realizado hasta la fecha?

Creo que el desafío más grande, como en todo lo gremial, es la generación de una base de confianza que permita visualizar los puntos en comunes y no las diferencias, para construir pautas o políticas que eleven la calidad, la rentabilidad y la eficiencia de nuestro negocio con nuestros clientes.

¿Cuáles son las metas propuestas por la nueva comisión directiva?

Entre las metas principales nos propusimos impulsar una serie de estudios de mercado, tanto internos como externos, para poder entender mejor la incidencia de la industria en la economía nacional; dónde están las áreas de oportunidades y cuáles son los puntos que necesitamos profundizar como industria.

Otro desafío se abre con la actualización de los estatutos, donde, atendiendo a la especialización del mercado actual, el gremio abre la participación -además de a agencias de publicidad- a agencias de medios, de relaciones públicas, agencias digitales, entre otras. Tenemos como meta convocar a estas disciplinas de comunicación especializada, para sumarnos y empujar hacia el mismo lugar.

 Cómo líder de la organización, ¿cuáles son sus proyecciones respecto al trabajo desarrollado por las distintas agencias del país?

Definitivamente la publicidad nacional, como también otras disciplinas de las economías creativas como el cine, la moda y la tecnología, empezó un camino de franco crecimiento y desarrollo desde hace unos años atrás, y esto lo demuestran los logros obtenidos a nivel global de la mano de estas industrias.

La proyección para el rubro es muy favorable, somos una industria consciente del momento y lugar que nos toca y apostamos en consecuencia a la formación de jóvenes talentos acompañando la formación universitaria, invertimos en capacitación, somos una industria conectada con la innovación mundial y que entiende la realidad nacional.

 ¿Cuánto ha crecido la cultura publicitaria local?

Sin dudas ha crecido mucho; la cantidad de anunciantes ha crecido, la inversión publicitaria ha crecido, la cantidad de marcas ha crecido. La publicidad se volvió un rubro más visible y sentimos la curiosidad de una gran cantidad de jóvenes con ganas de sumergirse en la industria de las ideas. Nos queda el desafío de que crezca la rentabilidad para poder re invertir aún más en el crecimiento del sector.

 ¿Cuál es el valor agregado que ofrece hoy la industria publicitaria?

Hoy, más que nunca en la historia de la publicidad paraguaya, tenemos más de 5.000 marcas que buscan un lugar en la cabeza de los consumidores, la mayor cantidad de medios en la historia de nuestro país y un momento bisagra en la relevancia de los medios digitales como la mayor influencia de la historia. El valor agregado que ofrece una agencia es la de ser socio estratégico de la marca para llegar a los objetivos dentro de esta compleja coyuntura.

Hoy la innovación se volvió un factor imprescindible en cualquier estrategia y somos una industria de ideas, colaborando desde la estrategia de producto, de comunicación y de medios.

 ¿Qué aspectos negativos podrían afectar o afectan significativamente el trabajo de los creativos en Paraguay?

Algunos aspectos negativos podrían ser: el ingreso de materiales publicitarios regionales al mercado sin regulación, la falta de políticas de producción nacional en cuanto a contenido (publicitario y contenido de medios), la bajada de políticas de honorarios globales que no son aplicables a nuestro mercado por la diferencia de volumen.

Entre las metas Principales nos propusimos impulsar una serie de estudios de mercado, tanto internos como externos, para poder entender mejor la incidencia de la industria en la economía nacional; dónde están las áreas de oportunidades y cuáles son los puntos que necesitamos profundizar como industria.

 Hablemos con

Yendo a un tema más filosófico, otro aspecto que podría limitar el trabajo es el hecho de ser extremadamente conservadores en un mercado que ya empezó a consumir innovación y que consume cada vez más tendencias regionales y globales. Es momento de tener más miedo a la mediocridad que al fracaso.

 Observando el entorno social, político y económico del país, ¿cuáles son los ideales que impulsan hoy a los creativos a desarrollar un trabajo que no sólo se destaque a nivel nacional sino también internacional?

Antes que creativos, somos empresarios de la comunicación.

En todo caso “empresarios creativos”, y nos rige la libre competencia. Hoy nos ganamos clientes por ser buenos y los perdemos si somos malos. Los ideales que nos guían son: estar a la altura de la vertiginosa evolución de la industria y medirnos con estándares internacionales que exigen las marcas globales y que aportamos a las marcas locales.

La publicidad paraguaya llego a los más altos estándares mundiales en los últimos dos años en el festival de Cannes y otros grandes festivales globales de la mano de cinco agencias nacionales, lo que nos demuestra que no sólo se puede sino que el camino recién empieza.

 ¿Cómo aporta la industria publicitaria a la economía local?

Según informes publicados en medios las economías creativas representarían actualmente el 4% del PIB del país. Somos una industria que forma talento y genera fuentes de trabajo directa e indirecta como también impuestos al Estado. Más allá de esto, la publicidad es una economía que competa y es transversal a muchas otras industrias, impulsando el consumo de productos y servicios, generando valor de marca y construyendo relaciones entre marcas y consumidores. Somos la primera industria que se inyecta en momentos de crecimiento y la primera que se retrae en tiempos de crisis.

Por último, y no por eso menos importante, somos una industria que aporta ideas. Y un país sin ideas es un país sin futuro.

Antes que creativos, somos empresarios de la comunicación. En todo caso “empresarios creativos”, y nos rige la libre competencia. Hoy nos ganamos clientes por ser buenos y los perdemos si somos malos.

 

Comentarios de Facebook

Deja un comentario

Pin It on Pinterest