Replantear la imagen de una marca

El “rebranding” es una técnica de marketing a la que algunas marcas y empresas tienen que recurrir en algunas ocasiones por motivos muy diferentes. Pueden partir desde la necesidad de crear una nueva identidad corporativa hasta buscar cambios para mejorar la posición de la marca en los nuevos mercados. 

marca en los nuevos mercados.

Muchos son los que ven en las acciones de rebranding aspectos negativos como pérdida de identidad de marca o clientes, pero lo más importante es que tenemos que entender que un cambio de marca puede tener un impacto positivo muy importante por lo que vale la pena tenerlo en cuenta.

Hacerlo por las razones correctas

Un cambio de marca no es algo que deba tomarse a la ligera, por lo que sólo debe recurrirse a esto si se cuenta con una razón de peso. En la mayoría de las ocasiones las empresas recurren al rebranding para adaptarse a las nuevas percepciones del mercado, respondiendo a una visión estratégica de futuro.

Entender el valor de la marca

Antes de cambiar la marca actual por una nueva identidad es necesario realizar una investigación a fondo sobre la misma para conocer cómo es percibida por lo clientes. Ha de investigarse el reconocimiento de la marca, las cualidades que se asocian con la misma, sentimientos hacia esta y la empresa así como el impacto que los distintos elementos que conforman la marca (colores, tipografías, imágenes…) generan en los clientes.

No quedarse en el nombre

Si se toma la decisión de cambiar el nombre de una empresa se ha de hacer hincapié en mostrar a los clientes que se sigue trabajando en la misma línea y realizando los mismos esfuerzos que con el nombre original. Las percepciones que los clientes tienen sobre las marcas y empresas que derivan de las acciones desarrolladas por nuestros equipos.

Tener en cuenta a los empleados

Una estrategia de rebranding puede ser una buena oportunidad para escuchar la opinión de los empleados y que estos realmente se sientan parte de la empresa. Además es muy importante comunicar de forma clara y positiva a los trabajadores el porqué del cambio para que conozcan en qué les va a beneficiar.

Cohesión entre departamentos

Sí la empresa cuenta con varias oficinas en diversas ciudades e incluso países el rebranding es un buen momento para construir una cultura cohesiva que una todos los departamentos bajo esa nueva identidad. Actividades como involucrar a los empleados o coordinar la decoración de las oficinas ayudarán en el nuevo camino.

 “Todas las grandes marcas lo han hecho desde que existen. Se hacen un lavado de cara y se adaptan a los nuevos tiempos. No se puede quedar atrás en la evolución de los logotipos, nombres e incluso cambios de tipografía, para que el consumidor se sienta más seguro a la hora de comprar un producto.”

 

Comentarios de Facebook

Deja un comentario

Pin It on Pinterest