El humor en la publicidad

La publicidad tiene tres objetivos primordiales: informar al consumidor, persuadirlo de que compre el producto y hacerlo recordable a partir de repeticiones. Entre las estrategias que utiliza para lograr estos fines tenemos al humor como tal expuesto en las publicidades.

 

En un mundo donde vivimos bombardeados por anuncios publicitarios es conveniente siempre ir buscando distintas maneras de hacer que el consumidor pueda retener esa publicidad y que, sobre todo, pueda parecerle agradable. Aquí juega un papel preponderante la creatividad del publicista, que apela al humor para captar la atención del cliente desde el primer momento.

Aunque esto pareciera ser muy eficiente debemos tener cuidado en algunos aspectos. Primeramente, que el humor no desvirtúe la intención de la marca o el mensaje que se quiera transmitir, que no se pierda el interés luego de varias repeticiones por pasar de moda ni se dificulte la comprensión del mensaje.

Su aplicación

Para aplicar el humor en una publicidad debemos centrarnos en un solo rasgo del producto y transmitir el beneficio que proporciona la marca. Seguidamente se debe destacar y diferenciarse de la competencia sobre algún aspecto. El anuncio debe permitir que el consumidor perciba la marca como la más alegre, simpática y positiva.

Luego, se debe lograr la simpatía del target, dejando en segundo plano al resto, ya que no todos responden igual a los mismos estímulos. El siguiente paso es construir un buen guion, el cual se inicia buscando situaciones relacionadas con el producto. Después se selecciona la más cómica y se introduce un “gag”, o final brillante e inesperado. Cuanto mejor sea la preparación, el clímax y más rápido el final inesperado, más éxito tendrá.

Por último se debe seleccionar a los personajes, en los que normalmente se buscan fisionomías cómicas y no bellas como tradicionalmente ocurre.

Usado de la forma adecuada, el humor sirve para llamar la atención de los consumidores, de ahí que sea uno de los recursos creativos más universales en la publicidad.

¿Son eficientes?

Varias marcas optaron por utilizar el humor en sus anuncios publicitarios como Heineken: “piensa en verde”, Beldent “bolsillo izquierdo”, Brahma: “Buenas anécdotas”, Sprite “tu amigo te tiene ganas” y Wolkswagen: “The Force”. El código humorístico es el que mejor transmite sentimientos y valores para lograr la atención del consumidor.

Proporciona un mayor recuerdo de la marca y hace pensar que la risa producida por un producto puede estar ligada a la calidad del mismo. También el humor logra afianzar la relación entre el consumidor y la marca.

Por otro lado existe el humor negro que utiliza algunos temas tabúes como la muerte, el sexo y la moralidad para darle un enfoque humorístico dejando de lado un poco la seriedad y generando polémica. Se debe buscar un enfoque que no genere indignación al espectador.

El humor relaja y libera hormonas de felicidad, y por sobre todo es contagioso. Esto permite llegar de una manera más positiva al target y generar mejores resultados. Es, sin duda, una modalidad a la que recurren importantes firmas de todos los sectores, que ven en la risa un camino audaz para ofrecer sus productos.

 

 

Comentarios de Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest