¿Se avecina una tormenta?

Ante la constante caída de las ventas, y el crecimiento del contrabando, miembros de la CAP urgen la toma de medidas preventivas para evitar una crisis económica, como la que afecta a Argentina y Brasil.

A principios de mes, empresarios de la Cámara de Anunciantes del Paraguay (CAP) recibieron en su sede a la senadora Lilian Samaniego y Pedro Alliana, futuro presidente de la ANR, con el objetivo de transmitir algunas inquietudes y hacer análisis exhaustivo de la situación actual de la economía nacional.

Según el presidente de la CAP, Carlos Jorge Biedermann, la situación es muy preocupante puesto que las ventas hace tiempo están en declive y con el flagelo del contrabando el escenario cada vez se vuelve más tenso. Según Biedermann la economía paraguaya todavía está sana pero a menos que el estado y sus distintos organismos empiecen a tomar medidas al respecto, nuestro país podría entrar pronto en una crisis como la que está afectando a la Argentina y el Brasil.

Consultado sobre qué medidas se deberían tomar al respecto, el empresario explicó que la política macro-económica, la misma que llevó al Paraguay a una situación muy positiva durante los últimos años, deberá tener algunos leves ajustes para evitar un desplome como el que tuvieron los países vecinos.

“Paraguay no está enfermo como Argentina y Brasil, y nuestra intención es evitar que nuestra economía enferme”

La reunión entre los empresarios y los dos funcionarios duró unas dos horas, durante las cuales, representantes de diversos rubros manifestaron sus preocupaciones sobre temas varios.

MEDIADORA

La senadora y actual presidente dela ANR, manifestó que la reunión fue muy positiva y que de ahora en más ella servirá de mediadora entre la CAP y los tres poderes para poner de manifiesto las distintas preocupaciones, y lo más importante, crear una mesa de trabajo en conjunto para mantener sana la economía.

Biedermann tomó el ejemplo de Estados Unidos, afirmando que tras la crisis que se desató en 2008, ellos empezaron a tomar decisiones totalmente contrarias a las que estuvieron pregonando durante tanto tiempo y ahora, siete años después, ya están asomando la cabeza de vuelta mientras el dólar recobra la fortaleza de antaño.

“Estados unidos después del 2008 tomó decisiones totalmente contrarias a las que estuvieron pregonando durante tanto tiempo y ahora, siete años después ya están asomando la cabeza de vuelta mientras el dólar recobra la fortaleza de antaño”

Claro que nuestra economía lejos está de compararse de los yanquis, pero aún se mantiene sana en comparación a los dos gigantes de la región. Sin embargo, Biedermann y compañía se lamentaron que ellos tengan que hacer de fiscalizadores contra el contrabando. Este problema según las estadísticas que ellos manejan, están disminuyendo dramáticamente las ventas y no parecen tocar fondo mientras el público sigue optando por productos a menor precio. Si esta situación perdura, la alternativa más lógica es que las empresas van a tener que empezar a reducir gastos, implicando reducciones de personales y de sueldos.

CAÍDA DE LA VENTAS

Una de las principales preocupaciones del sector empresarial privado, es saber entre otras cosas, cuál es el plan de contingencia que tiene preparado el Gobierno, ya que en tan solo una semana la cotización del dólar subió de G. 4.500 a 5.500.

La situación actual afecta directamente los planes de negocios, teniendo en cuenta que Paraguay es un país importador en cuantos a insumos y materia prima para la misma industria nacional. En ese sentido, Biedermann dijo que muchas empresas están parando inversiones y contrataciones, siendo que la baja del comercio en diferentes sectores alcanza entre un 15 a 30%.

Tanto los empresarios como funcionarios evitaron hablar de plazos fijos pero dejaron en claro que esta reunión no será la última, sino más bien el principio de un trabajo en conjunto que podría beneficiar a todos los sectores privados y públicos.

MEDIDAS PREVENTIVAS

Biedermann también remarcó que de ahora en más es necesario revisar que los proyectos de leyes que se presenten y que afecten a la economía deberían contar con el consenso de la mayoría, haciendo una clara alusión a la reciente ley de las tarjetas de crédito, aprobada por Cartes.

Si bien dicha ley supone un beneficio para la ciudadanía al poner un tope de intereses de los bancos a los morosos, la normativa obligará a las entidades bancarias y financieras a recortar los beneficios que puedan ofrecen a los usuarios que cumplen con los pagos.

Es por ello que la postura de la CAP es de la de establecer un diálogo fluido entre el sector privado y el público para analizar los pros y contras de los proyectos de ley, antes de aprobarlos sin tener en cuenta las dos caras de le moneda.

“El objetivo es que lo teórico pase a lo práctico y por sobretodo que los beneficios lleguen a la ciudadanía. Queremos que la gente vea mejoras en su calidad de vida a través de las acciones económicas que tomemos” concluyó el empresario.

Lo cierto es que la tormenta que actualmente azota a los países vecinos de a poco se cierne sobre Paraguay y las decisiones tomadas por el gobierno de Cartes durante los próximos tres años de gestión determinarán si la tormenta sigue de largo o nos cae con todo.

“Queremos que la gente vea mejoras en su calidad de vida a través de las acciones económicas que tomemos”

 

Comentarios de Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest