Los primeros pasos de Paraguay en una industria de alto valor agregado

Existe una industria gigantesca que es aún más grande que la combinación a nivel mundial entre las industrias cinematográfica, musical y editorial juntas y que es capaz de lograr ventas por millones de dólares en un solo día. Una industria que genera empleos de alta calidad y que pudo superar la piratería. Es la joya de la corona de la economía mundial del entretenimiento: la industria de los videojuegos.

Décadas atrás, el mundo de los videojuegos estaba limitado solamente a adolescentes masculinos que no gustaban de socializar y que pasaban horas encerrados detrás de una videoconsola. Ahora, en el siglo XXI, hombres y mujeres juegan por igual (49% y 51% respectivamente), existen ofertas para todas las edades y gustos, y se juega en celulares, computadoras, etc. Un jugador promedio en el mundo tiene 35 años y ha transcurrido 13 años de su vida jugando. La masificación de los videojuegos vino de la mano de la aparición de los smartphones; según datos de la revista Forbes, el 85% de las aplicaciones que más ganancias generaron fueron juegos.

Paraguay no quiere estar ausente en este mundo que mueve alrededor de cien mil millones de dólares al año y que representa la pasión de multitudes por lo que ya se encuentra sembrando desde hace unos pocos años las primeras iniciativas para hacer del país un enclave del software y un futuro paraje con varias empresas dedicadas al que se perfila como el medio cultural por excelencia.

Nuestro país posee un capítulo local de la Asociación Internacional de Desarrolladores de Videojuegos (IGDA, siglas en inglés) que fue inaugurado 2 años atrás. Desde ese entonces, vienen desarrollándose conferencias anuales en la Universidad Autónoma de Asunción (UAA) de nombre GameDev PY, que aglutina a profesionales de la informática, diseñadores, artistas, estudiantes universitarios y aficionados a los videojuegos. La última convocatoria, en mayo pasado, fue de 500 personas aproximadamente.

Juan de Urraza, presidente del capítulo paraguayo de IGDA, comenta: “Ahora se están impulsando leyes como la Ley del Audiovisual, la Ley del Libro, y está súper bien. Pero son industrias, insisto, que producen mucho menos ingresos que el videojuego. Para mí sería mucho más importante la Ley del Videojuego que la Ley del Audiovisual porque es más difícil producir dinero con el audiovisual que con el videojuego. Una película no ingresa tanto dinero a un país ni crea tantos empleos como un videojuego”.  Urraza es también vicepresidente de la empresa Posibilian Tech, que se dedica al desarrollo de videojuegos y apps. “Los videojuegos mueven miles de millones de dólares al año, otras industrias mueven mucho menos, y  tener un pequeño porcentaje de esa torta gigantesca es muchísimo dinero para un país como el nuestro. Es una forma de generar divisas exportando un producto intelectual que no tiene costo de producción más que la gente. Para exportar, no hay que hacer nada, solo que apretar un botón, sin necesidad de aduana o transporte. La industria del software en general y los videojuegos en particular deben estimularse porque es el futuro de Paraguay. Unas pocas empresas que se dediquen a esto y que facturen bien pueden mover muchísimo la economía de un país tan pequeño como el nuestro”.

Por su parte, Victor Corvalán, programador y encargado de los proyectos de Roshka, compañía dedicada también al software y a videojuegos, indica que  Paraguay debería prestar mayor atención a la producción de videojuegos por el beneficio económico que puede traer al país. “Las ventajas son las facilidades que se tienen al obtener las herramientas necesarias para el desarrollo, muchas de esas herramientas son incluso gratuitas”, explica.

Urraza expresa que su Asociación se encuentra trabajando intensivamente para que el Estado promueva de manera seria el videojuego. “En otros países, como en Chile y Uruguay, el Estado invirtió millones de dólares para estimular la creación de estudios de videojuegos y sostuvo esos estudios durante los primeros años. El sector público en tales países además apoya todo lo relacionado a la industria porque sabe que, conque uno solo de los proyectos salga bien, recupera todo ese dinero solo en impuestos”. Actualmente la Secretaría Nacional de Cultura considera a los videojuegos para las actividades en torno a la industria cultural y la Secretaría Nacional de Tecnologías de la Información y Comunicación (Senatics) posee un programa de nombre InnovandoPY de apoyo a startups tecnológicas, aunque el vocero de la Asociación sostiene que aún faltan políticas públicas, leyes y fondos para poder hablar propiamente de una industria en el país.

Las inversiones privadas son difíciles de conseguir, de acuerdo al vicepresidente de Posibilian Tech. Todavía es muy difícil captar fondos en lo que respecta a la producción de valor agregado y aun el software paraguayo en general recibe un muy tímido apoyo privado por lo que muchas startups deben mirar afuera. No obstante, las empresas paraguayas de software y videojuegos apuestan no a producir solo para el país, porque el mercado es pequeño, sino para el mundo, ya que la tecnología desconoce fronteras. “Estamos hablando de crear cosas para el mundo y la mayoría de los inversionistas aún mira con recelo y no entiende de tecnología. Nosotros en Posibilian Tech conseguimos inversión de parte un grupo empresarial paraguayo bastante adelantado y que siempre está en el tema de innovación pero hay que hacer un trabajo de concientización al respecto”.

Una de las mayores dificultades que encuentran las empresas como Posibilian Tech o Roshka a la hora de querer producir es la escasez de mano de obra calificada. “Resulta muy complicado encontrar personas con experiencia o calificadas para desarrollar proyectos de calidad como es normal en muchos países”, expresa Víctor Corvalán, de Roshka. Juan de Urraza comenta el caso de su empresa, Posibilian Tech: “En nuestro país no hay gente preparada para hacer videojuegos. Nosotros al fundar nuestra empresa podíamos haber contratado gente de afuera. Seguramente así hubiésemos producido más rápido y con mayor calidad inclusive, pero íbamos a continuar sin tener capacidad productiva paraguaya de videojuegos. Entonces contratamos personas para entrenarlas y ahora nosotros estamos haciendo videojuegos paraguayos con un equipo paraguayo. Eso es lo que hay que estimular. Necesitamos que la gente se prepare y estudie”.

En cuanto la monetización de los videojuegos, existen múltiples posibilidades de extraer ingresos más allá de vender el juego mismo. Microtransacciones –compra de objetos dentro del videojuego– y la inserción de publicidad. “Fuera de colocar un banner que moleste a la gente, hay maneras no invasivas de introducir publicidad que al usuario inclusive le gusta, en donde la publicidad hasta puede dar beneficios al usuario”.

 

Posibilian Tech actualmente se encuentra trabajando en un juego multijugador para celulares de nombre Fhacktions, en donde los jugadores representan a hackers que combaten por medio de avatares en entornos virtuales formando facciones contra grupos rivales para conquistar el mundo. Roshka posee 8 videojuegos desarrollados y actualmente se encuentran trabajando en el primer producto paraguayo en acceder a la plataforma Steam, la tienda virtual más importante en lo que a videojuegos respecta.

 

Comentarios de Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest