De pequeños cerristas a protagonistas de las grandes ligas

::cck::912::/cck::
::introtext::

La Fundación Club Cerro Porteño nació en el 2010 para dar un acompañamiento integral a los chicos que integran las divisiones formativas del club. Cuidado de la salud, nutrición, contención y un techo son algunas de las acciones que la fundación perteneciente a uno de los grandes clubes del fútbol paraguayo emprende para beneficiar a niños y adolescentes que desean ser futbolistas y que en su mayoría son de escasos recursos.

::/introtext::
::fulltext::

Si bien provenir de hogares con desventaja económica no constituye un requisito para recibir ayuda, Roberto Cáceres Espinoza, director ejecutivo de la Fundación Cerro Porteño, indica que casi la totalidad de los chicos que se acerca al Club para convertirse en futbolistas profesionales proviene de hogares que no pueden cubrir necesidades básicas. “Hemos observado chicos desnutridos, maltratados, con familias separadas, padres que viven en el extranjero, prácticamente huérfanos, entre otras condiciones”, explica.  Esa es la realidad en la que muchos niños y adolescentes ven al fútbol como única salida, en lugares en donde el Estado se encuentra ausente y no existen oportunidades ni servicios de salud y educación. “Ante esta perspectiva muchos padres se ven en la obligación de migrar y los chicos quedan al cuidado de vecinos, abuelos, tíos o algún adulto, muchas veces prácticamente en situación de orfandad. Estos chicos, si poseen destreza para el fútbol, lo ven como un camino a seguir porque de otra manera no podrían estudiar o acceder a un puesto de trabajo en la edad adulta”, señala Cáceres. Esta situación impulsó al Club Cerro Porteño a idear una estrategia que contuviera a estos jóvenes atletas, que les brindara aquella atención de la que carecen en sus hogares para que así el accionar del club no terminara en la cancha. La fundación así nace para acompañar a los pequeños futbolistas en su bienestar integral y también en su rendimiento escolar.

El Parque Azulgrana es un predio de 15 hectáreas que se encuentra en la ciudad de Ypané y es donde 200 jugadores niños y adolescentes entrenan, se alimentan y reciben atención médica, psicológica y odontológica. La idea del parque surgió tras la visita a complejos deportivos de Argentina, Brasil y clubes de Europa y dichos modelos fueron analizados y luego adaptados a la realidad del país. El potencial del predio en Ypané fue aprovechado y la fundación comenzó a trabajar para generar recursos y así edificar un complejo deportivo, un comedor, una cocina industrial y bloques destinados a consultorio, utilería, vestuarios, gimnasios. Este año se trazó como objetivo la construcción del Azulgrana Roga, un hogar para los jóvenes atletas que a diario entrenan en el parque.

Las convocatorias se realizan dos veces al año. Al término del torneo apertura, se destinan unos días para que los chicos sean observados por los entrenadores, luego la otra etapa es en diciembre. Se eligen alrededor de 35 jugadores por categoría e ingresan a las divisiones formativas un total aproximado de 200 niños y adolescentes. La selección es realizada por el cuerpo técnico y los directivos. Una vez definida la lista, la Fundación comienza a trabajar con los futuros futbolistas.

La rutina de los jóvenes atletas

Los chicos se presentan en el predio entre las 6 y 6.30 am, desayunan y consumen sus suplementos y a las 7 am comienzan los entrenamientos cuyos horarios específicos son definidos por los coordinadores. Al terminar de entrenar los atletas tienen un pequeño servicio de recuperación de minerales, vitaminas y calorías perdidas. En el predio los jóvenes futbolistas poseen atención médica, psicológica, odontológica y nutricionistas. El Parque Azulgrana además provee almuerzo a todas las divisiones. Las comidas, que consisten en el desayuno, pre entrenamiento, media mañana, post entrenamiento y almuerzo son brindadas 6 días a la semana.    

Mientras se progresa en la construcción de Azulgrana Roga, la fundación dispone de tres viviendas particulares en la ciudad de Ypané en donde varios niños y adolescentes viven bajo la supervisión de asistentes sociales. Los que no residen en dichas viviendas reciben viáticos para trasladarse desde su ciudad de origen al parque. 

Cáceres refiere que una de las obligaciones que los jóvenes atletas poseen es ir a la escuela y los que viven en el predio acuden a instituciones de la zona. Además de ello, la Fundación brinda otras capacitaciones además de cursos de idiomas, oratoria, liderazgo, tecnología y charlas de motivación a la vez de sesiones de coaching ontológico. La Fundación está elaborando un proyecto en donde los padres de los jóvenes puedan recibir cursos de oficios en conjunto con instituciones reconocidas por el Ministerio de Educación y Cultura para que así puedan salir del desempleo y mejorar las condiciones de vida de su familia.

Una oportunidad para todos sin distinción

“Manejamos una estadística que nos indica que de 200 chicos que ingresan en promedio solo 10% logra ser jugador profesional. Es decir, 180 chicos quedan relegados, pero nuestra principal motivación es también trabajar con esos chicos que no lo logran para que puedan insertarse en la sociedad”, explica el director ejecutivo. En ese sentido, la fundación posee alianzas con universidades para que los jóvenes puedan obtener becas y cursar carreras vinculadas al deporte como Ciencias del Deporte, Fisioterapia, Psicología Deportiva, Nutrición, Kinesiología, etc. “Queremos acompañarles para que terminen el colegio en condiciones y puedan encontrar una alternativa que los mantenga cerca del fútbol. No nos centramos solamente en los que llegan sino que también nos concentramos en los que no pueden llegar”, apunta el director ejecutivo.

Roberto Cáceres comenta que esto sería imposible sin el apoyo de socios benefactores de la fundación. “Hemos hecho alianzas estratégicas que nos han permitido llevar esto adelante. En la cancha principal del Parque Azulgrana, donde se disputan los partidos de las formativas, exhibimos carteles. El precio de un cartel alimenta al año 5 chicos. Con esto cubrimos el plan de nutrición de los atletas”. Conciertos, eventos, merchandising, partidos amistosos son otras maneras en que la Fundación recauda fondos.  “Construir algo es fácil pero hacerlo sostenible es difícil”, afirma.  Entre las empresas que apoyan a la fundación están Tigo, Visión, Rexona, AEX, AM Reguera, Cyclesport, Coca-Cola, Cervepar, Interfisa Banco, la Cooperativa Chortitzer para su marca Trébol, Parquet & Asociados, Vento S.A., Paraguay Security, Fideos Federal, Jugos Quattro, Copetrol, Pizza Hut, entre otras.

El desarrollo integral que persigue el club también contempla promover un estilo de vida saludable lejos de los vicios y de la delincuencia con herramientas que brinden oportunidades para los jóvenes. La aspiración es que el día de mañana estos niños y adolescentes, ya adultos, puedan ser útiles a la sociedad y disfrutar de una buena calidad de vida. Los valores que sirven de basamento a la fundación son la integración, el compromiso, la solidaridad, la superación y la aspiración profesional.

“Verle a un niño con los labios lilas porque no comió hace días y después verlo corriendo y saludable es un ejemplo real de cómo la fundación impacta en la vida de los chicos. Ver cómo un chico que tenía la dentadura con focos de infección ahora posee dientes sanos es otra manera de cómo la fundación incide en las vidas de estos jóvenes. Hemos visto jóvenes con depresión debido a situaciones familiares difíciles salir adelante y triunfar gracias al acompañamiento de la fundación”, expresa Cáceres. Entre los casos de éxito menciona a Sergio Díaz, los hermanos Oscar y Ángel Romero, Miguel Almirón, Josué Colmán, Julio Villalba, Junior Alonso, Danilo Ortiz, Omar Alderete, entre otros. Todos comenzaron en las divisiones inferiores del club, apoyados por la fundación y ahora triunfan en el mundo del fútbol profesional.

El fútbol es indiscutiblemente el deporte rey y la pasión de multitudes en estos tiempos, pero para muchos niños y adolescentes no es solo eso, sino que constituye la oportunidad de sus vidas y es el club la familia que les cobija, contiene y les da alas para encontrar sus sueños.

::/fulltext:: ::cck::912::/cck::

Comentarios de Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest