Hablar otro idioma es hablar mejor y con más alcance

::cck::898::/cck::
::introtext::

No es novedad afirmar que el dominio de una lengua extranjera acarrea más oportunidades laborales y que, por ello, conduce a mejores ingresos. Pero los beneficios no se detienen allí, sino que el aprendizaje de idiomas constituye un hábito saludable que promueve una mejor calidad de vida. Ciertamente comenzar a estudiar alguna lengua es una de las mejores inversiones que podamos hacer en la vida.

::/introtext::
::fulltext::

Hablar más de un idioma no solo tiene beneficios económicos y académicos, que son los más obvios para la mayoría al pensar en estudiar  inglés o portugués, por ejemplo. Aprender una lengua nueva repercute en nuestra salud de múltiples maneras: previene el alzhéimer, es una manera eficaz de lidiar con el estrés además de constituir una de las mejores gimnasias mentales, para todas las edades, que potencia diferentes habilidades cognitivas y hasta sociales.

Está también el enriquecimiento cultural que conlleva estudiar una lengua nueva: un idioma siempre va apareado de una cultura, una sociedad que posee una concepción del mundo diferente. Además, conocer otro idioma nos acerca a conocimientos que de otra forma nos serían de imposible acceso y, por si esto fuera poco, aprender una lengua nueva potencia el conocimiento de las lenguas que nosotros ya manejemos. La inversión que hagamos retorna con creces y de múltiples maneras, no solo de manera monetaria.

Una vida más saludable hablando más de un idioma

La literatura científica abunda en estudios médicos acerca de los beneficios al cerebro de estudiar un idioma. El University College de Londres concluyó que conocer otro idioma modifica la estructura del cerebro y mejora la plasticidad cerebral –capacidad de las células nerviosas para regenerarse- y otro estudio, de la Universidad de York de Toronto, Canadá, demuestra que hablar varios idiomas previene o retrasa la aparición del alzhéimer.  Para contextualizar aún más: el efecto de aprender idiomas contra la demencia es aún mayor que lo que se ha alcanzado con los últimos fármacos desarrollados.                               

Algunas de las bondades de hablar más de una lengua son:

1.  Incremento de la memoria, habilidades cognitivas y capacidad para la solución de problemas al aumentar la cantidad de materia gris, según estudio de la Universidad de Lund, de Estocolmo. En  palabras más sencillas, estudiar y hablar un idioma extranjero aumenta la inteligencia. 

2. Mejor capacidad de concentración y atención a la vez que propicia las competencias para el multitasking: las personas que conocen varios idiomas son buenos en lo conocido como “multitasking” ya que pueden cambiar de estructuras lingüísticas fácilmente a la vez de poder realizar diferentes tareas al mismo tiempo con menores errores.  El periodo de atención se ve asimismo incrementado, y el cerebro de una persona multilingüe dispone de mejores condiciones para la concentración y para lidiar con las distracciones apropiadamente con un filtro más eficaz de información indeseada, según un estudio de la revista Brain and Language.

3. Mejora las habilidades para las tomas de decisiones. Psicólogos de la Universidad de Chicago concluyeron que hablar en un idioma que no sea el propio nos ayuda a tomar decisiones más racionales y también incita a tomar en cuenta las consecuencias a largo plazo. 

4. Potencia la creatividad al fomentar el pensamiento divergente que no es sino la búsqueda de soluciones novedosas para la resolución de problemas.

5. Mejora las habilidades para el trabajo en grupo y la inteligencia interpersonal. Las competencias comunicativas, la capacidad de relacionamiento con los otros y trabajar con otras personas en pos de un objetivo son aspectos necesarios que deben abordarse para lograr la fluidez en un idioma que no es el propio. 

Acceso a una mejor vida

Dominar un idioma extranjero, especialmente el inglés que es la lengua franca y dominante, representa mayores perspectivas laborales y de ingresos. La fluidez en la lengua inglesa asegura un incremento salarial de entre 30% y 50%, afirman estudios, además de que permite acceder en el mundo laboral a posiciones más altas y mejor remuneradas. El 53.6% del contenido en la web se encuentra en inglés además de que el 80% de la producción científica a nivel mundial se encuentra en dicho idioma.

Otros idiomas también reportan ventajas. El portugués, francés y alemán corresponden a países prósperos con ricas culturas que ofrecen oportunidades a las personas que decidan aprender sus lenguas.  El francés es el idioma de 29 países distribuidos en Europa, América, África y Oceanía mientras que el alemán es la lengua materna de una importante parte de la población de la Unión Europea.

Otras lenguas que ya disponen de atractivos y que irán ganando mayor influencia en el futuro son el chino y el ruso. El primero es el idioma más hablado en el mundo y es la lengua oficial de una superpotencia emergente además de ser la puerta a una riquísima cultura que ha subsistido por milenios hasta hoy en día. El ruso posee casi 300 millones de hablantes distribuidos en los continentes europeo y asiático y constituye el idioma de una importante cultura que ha hecho diferentes aportes a la humanidad; existen numerosas oportunidades laborales alrededor del mundo para las personas que hablen dicha lengua eslava.

Los beneficios no conocen edades, y aunque si bien es cierto que comenzar a aprender otra lengua en la infancia brinda mayores probabilidades de adquirir un nivel similar al de un hablante nativo, es posible aprender idiomas en cualquier etapa de la vida. Hoy con la tecnología, hay más herramientas que nunca para estudiar: cursos en línea, videos, podcasts, apps y portales como Duolinguo, redes sociales como Live Mocha, software, chats además de las tradicionales clases presenciales entre muchos otros recursos.

De acuerdo a datos del gobierno de los Estados Unidos, dos de los trabajos con mayor demanda en el futuro serán los de traductores e intérpretes. Solo en el país del norte, se dará un incremento en las ofertas laborales de un 46% entre los años 2012 y 2022 en tales rubros. Tecnologías como Google Translate y otros servicios de traducción digital son entendidos como oportunidades para dichas industrias, no como amenazas, puesto que la IT aún no puede emular la comunicación humana a precisión por lo que los profesionales humanos son muy demandados y lo serán aún más a futuro.

El emperador medieval Carlomagno decía que “saber otro idioma es poseer otra alma” y no hay falsedad alguna en ese dicho. Las oportunidades que proporciona hablar otro idioma, además del nativo, son tantas que es difícil cuantificarlas con exactitud. Mejores ingresos, mayores posibilidades de empleo, perspectivas más amplias para los negocios, educación de mayor calidad además de múltiples beneficios a la salud son incentivos más que suficientes para que cualquier persona comience ya ese curso tan postergado.

 

::/fulltext:: ::cck::898::/cck::

Comentarios de Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest