“Templanza es la clave para conseguir el éxito en las finanzas personales”

Según el diccionario de la Real Academia Española de la Lengua el término templanza señala a cualidad humana que induce al ser humano a obrar con mesura, con moderación. Conversando con Ángelo Palacios, director de Trust Family Office, empresa especializada en administrar patrimonios familiares, primera de su tipo en el país, se refirió, insistentemente, al término.

Ángelo, templanza implica cordura, parquedad, prudencia…

Templanza es una virtud que en términos de finanzas es el logro de poder controlarse ante una determinada compra. ¿Me explico? Hay quienes hacen gastos descontroladamente; unas veces sin necesidad, otras sin tener la posibilidad económica real, y aun así lo hacen. Conozco quienes con su primer salario compran el último modelo celular; gastan prácticamente todo lo trabajado en un mes para ese fin sin darse cuenta de que hay otros desembolsos importantes, como el vestirse, comer, transportarse… o se endeudan de manera que trabajan para pagarlo. ¿Qué significa en ese caso tener templanza financiera? En decir: “ahora no me lo puedo comprar, pero voy a ahorrar mes tras mes para hacerlo”. E incluso, puede que al final, con lo que logró reunir, pueda adquirir un equipo más avanzando que el que inicialmente llamó su atención.

Se acercan los festejos por Navidad y Año Nuevo, etapa donde nos vemos envueltos en una enorme vorágine de gastos. ¿Cómo usted recomienda enfrentar financieramente esa época tan esperada?

Creo, muy firmemente, que no es una cuestión de fin de año, sino de todos los días, porque está el Día de los Enamorados, Día de Reyes, Día del Niño, Día de la Madre, Día del Padre, Día del Amigo, cumpleaños, etc. El tema de fin de año es solo coyuntural, es solo un aspecto puntual, porque el tema financiero en el ámbito personal, de la familia, no es de fechas sino de actitud. Si bien es cierto que en los días finales de diciembre hay más ofertas y promociones, y el impulso al gasto es mayor, todo pasa, como estuvimos conversando, por la templanza o el punto medio. No es convertirse en un tacaño extremo o en un avaro, o, como decimos en Paraguay, el phójera, que es el que gasta todo sin medir consecuencias. Inclusive, gasta más con deudas. Es tener la fortaleza de espíritu, es saber decir “no puedo comprar” en un momento dado. Sé que es difícil, pero con tesón y mucha voluntad se puede lograr.

¿Por dónde comienza la templanza?

Indudablemente que desde la casa, desde la cuna, del núcleo de familia. Porque si desde chiquititos nos enseñaron a aguantarnos en algunas cosas, en algunos gustos, de grande es más fácil lograr ese control de gastos. Por eso a los que tienen hijos chicos les invito a que le inculquen a los hijos, le enseñen lo que es la templanza. La policía de Nueva York publicó un póster digital que mostraba a un niño de castigo en una esquina y decía “Padres, es mejor 5 minutos en la esquina que 5 años en la cárcel”. El paralelo con finanzas es “Mejor 5 minutos en la esquina que 5 años pagando deudas”.

Existe un aspecto del que mucho se ha hablado, pero aún no queda muy claro, o si queda claro los clientes hacen oídos sordos a los especialistas y continúan haciendo lo que aparentemente más le conviene: las tarjetas de crédito.

Que de hecho es un instrumento de pago excelente, aunque es un arma de doble filo que no hay que agarrar de la hoja porque te cortás, sino del mango; y si agarrás por el mango tu tarjeta de crédito quiere decir que la usas para cosas correctas. Y ojo, no estoy en contra de ellas.

¿Algún consejo en particular para los clientes de tarjetas de crédito…?

El ABC del uso de tarjetas de crédito indica que nunca se debe de utilizar para financiar lo que se repite cada mes; por ejemplo, las compras del supermercado o combustible. Y en caso de hacerlo, por ejemplo, si gastás 500 mil, a fin de mes hay que ingresar en la tarjeta ese monto y no el pago mínimo, porque sin darnos cuenta el monto va creciendo hasta que se vuelve impagable.

¿Qué recomienda usted financiar con tarjetas de crédito?

Precisamente lo contrario: lo que no se repite todos los meses. Un viaje, por ejemplo, que se hace una vez al año, porque lo más seguro es que no va a existir otro gasto igual hasta dentro de 12 meses o más. Tampoco quiere decir que si se presenta una urgencia hospitalaria no se deba usar la tarjeta. También se recomienda usar la tarjeta en gastos que no superen el 30 % de los ingresos personales. Si ganas un millón de guaraníes que el uso de la tarjeta sea de 300 mil, no más.

O sea, su posición es templanza y no solamente a fin de año.

Exactamente, porque – y quiero que quede claro – la templanza es la clave para conseguir el éxito en las finanzas personales. Si tenemos esa virtud, esa cualidad, nuestra economía será buena de enero a diciembre.

Ángelo Palacios – Director de Trust Family Office

“Desde la empresa estamos abiertos a cualquier consulta, por lo que pueden contactarnos a través de la página web www.trustfamilyoffice.com, de mi cuenta de Twitter @angelopalacios, o escribir a la dirección de correo electrónico trust@trustfamiliyoffice.com

Comentarios de Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest