“Todo cierra en hacer ver al cliente el producto por lo que vale”

Las fiestas se identifican con el sonido del descorche y los mejores momentos se relacionan con las mejores copas. Si son de vino, mejor. Por eso, Monalisa comenta alguna de sus estrategias ante estas festividades y durante el año. 

¿Cuántos años tiene Monalisa en el rubro del vino?

Tenemos 42 años de experiencia en este rubro. Este año llegamos a Asunción, porque nuestros clientes querían y necesitaban nuestra presencia; estamos honrados de estar aquí.  Veo que a los clientes les gusta venir a la tienda, tocar los vinos, y es una vidriera muy importante para nosotros. Al estar aquí podemos dar un asesoramiento personalizado.

¿Se intensifican las ventas por las fiestas de fin de año?

Claro que sí. Aquí la gente siempre incluye vinos en las canastas navideñas o regalos empresariales, y el vino se descorcha justamente en el momento de las fiestas. El champagne Taintinger es uno de los que más se está vendiendo, pero cada cliente es individual y aquí tenemos de todas las mejores marcas para todos los gustos.

¿Cambia en algo la estrategia en esta época?

Nuestro servicio y estrategia son prácticamente iguales que en todo el año, sí es un poco más específico por más cantidad de eventos, y queremos que nuestros clientes disfruten un muy lindo momento en las fiestas con un producto de excelente calidad. También tenemos una fiesta y obsequios para nuestros empleados.

¿Cuál es su principal estrategia de marketing?

Apuntamos al trato personalizado, de persona a persona. Tenemos un equipo de colaboradores que están preparados para asesorar al cliente. A veces yo me quedo una hora, una hora y media, solamente para explicar, no solamente para vender una botella.

Tenemos una gran responsabilidad con todas las etiquetas que importamos de todas partes del mundo – un listado con 500 referencias diferentes -. La mejor selección de Italia, de Francia, de España, de Portugal, de Hungría, y muchos otros. Somos representantes de la mayor parte de los vinos importados que existen en Paraguay. Son vinos, cada uno muy particular. Muchos de los que vienen a comprar ya conocen y  saben lo que quieren.

¿Usan las aplicaciones para vinos?

Yo siempre sugiero utilizar las aplicaciones (hay cuatro o cinco muy buenas en español), porque muchas veces hay clientes que son más tímidos al preguntar, hay etiquetas cuyas cepas no se reconocen, o tampoco se conoce el maridaje… Las aplicaciones ayudan mucho, pero nunca pueden substituir un asesoramiento personalizado.

¿Por qué no usan un marketing agresivo en los medios?

Lo que vendemos no son solo productos, son sueños, son marcas muy famosas. Para muchos es un sueño venir, y verlo hecho realidad el tener entre sus manos estas marcas. En una botella de vino va mucho más que un líquido alcohólico, entra la geografía, historia, cultura, entran muchas cosas al mismo tiempo. En el 90 % de los casos son marcas muy reconocidas, que hablan por sí solas. Pero tenemos una estrategia bien precisa, que no tiene secretos: todo ronda alrededor del asesoramiento al cliente.

¿Algún medio en específico?

Tenemos algunas publicaciones, como la Revista Monalisa, la página Web y también estamos un poco en redes sociales. Aquí en Asunción también hemos puesto algunas gigantografías en puntos clave. Todo cierra en hacer ver al cliente el producto por lo que vale. Los clientes reconocen este gran valor humano que añadimos a la gran calidad de los productos. No queremos ser reconocidos porque somos baratos, sino porque somos buenos.

¿Qué otro valor agregado ofrecen al cliente en Monalisa?

Además del buen servicio y el buen precio, en Asunción pudimos lograr un lugar muy agradable, creado por diseñadores y arquitectos muy profesionales. Aquí la gente puede relajarse, recorrer, preguntar. Muchos ya son socios fieles de nuestro local y siempre vienen por el servicio que prestamos.

Estamos con planes de organizar próximamente catas de vinos. Nuestro edificio es muy adecuado para estas actividades. Tenemos un sector con una muy buena cafetería, y arriba hay lugar para unas 25 personas, preparado de manera muy especial para eventos, reuniones especiales, para degustar, para catas o para reunirse a compartir un trago entre amigos. También sirve para desayunos empresariales y otros encuentros de ese estilo. Arriba, además, contamos con un local de venta de whisky, coñac y cigarro.

Próximo lanzamiento

La empresa pronto ofrecerá la la Giftcart Monalisa, la cual uno podrá regalar a una persona, y quien la recibe podrá elegir el producto de su preferencia por el monto de la tarjeta.

                          

             Francesco D´angela – Etnólogo y sommelier italiano 

 

Comentarios de Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest