“No hay desarrollo de un país sin el desarrollo del sector privado”

Una campaña publicitaria para el país fue presentada en la apertura del Foro Empresarial durante la Asamblea del BID. Con un auditorio repleto, cuatro niños emocionaron a un público de empresarios, autoridades nacionales e internacionales, resaltando las riquezas de Paraguay.

¿Cómo surge el interés de trabajar la marca país?

Vimos que a lo largo de la última década o un poco más, el proceso de integración económica ha hecho que países tiendan a posicionarse cada uno con una marca. Creo que el caso que más conocemos es el caso de Colombia, un país que por muchos años tenía el estigma de la inseguridad, de las guerrillas, de las FARC, y cómo ellos a través de una campaña publicitaria crearon una marca y trataron de cambiar eso, como en su eslogan decía: “el riesgo es que quieras quedarte”. Y así, vimos que varios países establecieron dentro de su misma política, desarrollo económico, integración… la forma de posicionar en un mercado cada vez más competitivo la imagen del país, que haya algo que le pueda identificar como país. En ese proceso vimos que Paraguay era probablemente el último país que no tenía una marca, que no es el resultado de un trabajo donde la marca es la imagen que tiene el gobierno de turno sino que es la imagen que tienen los paraguayos del país. Es así como se hizo la estrategia del Plan Nacional de Desarrollo, que fue participativo, donde la sociedad civil participó en el proceso de construir un plan nacional a largo plazo, el “Paraguay 2030”, lo mismo se tenía que hacer con la marca país.

¿Cómo se realizó el desarrollo de su concepto?

En eso trabajamos en conjunto con el BID, en un plan mucho más amplio de internacionalización y la inserción de Paraguay en el mundo. Con esto desarrollamos un trabajo que llevo prácticamente 8 meses, donde se empezaron a identificar grupos particulares tanto de jóvenes como empresarios, políticos y de la sociedad civil para hacer unos focus group e identificar cómo nos vemos nosotros los paraguayos, cuáles son nuestras ventajas, nuestro desafíos, donde están las oportunidades de Paraguay y cuál sería esta marca que el país quiere proyectar. Es así como sale el resultado de ese trabajo con el eslogan “económicamente fértil”, ya que se conoce que Paraguay es un país de muchísimas oportunidades y que tiene las condiciones para poder crecer.

¿De qué manera contar con la marca país mejorará el atractivo de Paraguay ante inversionistas?

A través de esto se identifican las áreas, por ejemplo, del sector productivo, el sector agrícola, sector ganadero, la energía eléctrica… todos estos elementos hacen que Paraguay tenga como marca país “económicamente fértil”. Esto nos va a permitir poder instalar al país, tanto a nivel nacional como internacional; que el inversionista pueda identificar a Paraguay, porque muchas veces la ausencia de esa marca país lleva al inversionista a generar una marca que no necesariamente ses la que se quiere proyectar. Así que esto es un paso muy importante, es parte de una estrategia mucho más amplia y, como yo digo, no es solamente la visión del gobierno de turno, sino que es la visión de lo que tiene por resultado un trabajo mucho más amplio que involucra al sector privado y a la sociedad civil. Además, esto debería ir quedando con los cambios de gobierno.

¿Qué papel cree que están desempeñando las empresas, marcas y anunciantes en el crecimiento económico?

Fundamental, no hay desarrollo de un país sin el desarrollo del sector privado. Nuestro rol desde el gobierno, desde la función pública, es crear las condiciones para que el sector privado pueda desarrollarse tranquilamente, tenga reglas de juego, tenga cavidad macroeconómica y esté en las condiciones para que pueda invertir. Es así que se utiliza el rol de las marcas, que es el valor más importante que tiene una empresa, ya que esto visiona también cómo lo hacemos nosotros en el campo de las inversiones. Por ejemplo, Paraguay emite bonos en el mercado internacional y esa es una marca que tiene Paraguay. En este caso, cuando Paraguay emite bonos en el mercado internacional se le asigna una tasa de interés, esa tasa de interés es el riesgo país que se tiene, y una vez que se tiene ese riesgo país esto permite que las empresas también puedan beneficiarse con estas condiciones de financiamiento mucho más favorables. Lo mismo pasa con una marca país: si Paraguay tiene una buena marca país, si nosotros cuidamos la marca en general, ahí las empresas tanto nacionales como extranjeras también van a tener condiciones para poder desarrollar sus negocios.

A su parecer, ¿cuáles son los pilares económicos o los mercados que aún habría que explotar o atender?

Paraguay claramente tiene una ventaja comparativa, es bueno en lo que es la producción agropecuaria, producción de alimentos, tenemos un suelo muy fértil, tenemos ríos, tenemos energía eléctrica, tenemos condiciones que nos permiten poder desarrollar el sector agrícola y agroindustrial. Pero, en esta visión de largo plazo de una economía mucho más desarrollada, sabemos que tenemos que diversificar la economía y en ese proceso de diversificación de la economía tenemos que aportar a procesos muchos más avanzados en términos de tecnología e innovación, y ahí es clave la inversión en desarrollo de capital humano.

Eso es justamente lo que nos va a permitir tener ese desarrollo mucho más diversificado, no solamente en la parte productiva sino también en la parte de servicios. Así que la apuesta a la inversión, las becas Carlos Antonio López, las becas de Itaipú, los cursos de capacitación para docentes, los programas de incorporación de tecnología en la educación, todo eso va a permitir que Paraguay, en una década probablemente, tenga una economía mucho más diversificada, porque va a tener un capital humano con una capacidad totalmente diferente a la que tiene hoy.

¿Qué sugeriría a las empresas y marcas, nacionales e internacionales instaladas para apoyar la gestión del gobierno, en pos de mejores resultados?

Yo creo que ahí nos hace falta todavía un mayor trabajo, o un mayor liderazgo por parte del sector privado, porque claramente la gestión del gobierno les puede favorecer o les puede perjudicar. Es decir, el sector privado necesita que el sector público funcione bien, que mantenga una estabilidad macroeconómica, reglas de juego… de ahí yo creo que hay grandes desafíos por delante. El sector privado jugó un rol muy importante a comienzos de la década pasada, en el 2003, y se planteó una agenda de reformas al gobierno que se fueron implementando y permitió que Paraguay entre dentro de una senda de crecimiento. Hoy, después de 15 años, hubo grandes avances pero todavía nos queda muchísimo por delante. Yo creo que el sector privado puede jugar un rol mucho más activo en la implementación de reformas dentro del sector público, sean estas reformas de mayor inversión en infraestructura, en capital humano, disminución del impuesto, que eso también afecta al sector privado. Entendiendo que en la medida en que Paraguay o el gobierno pueda implementar todo esto en forma, le permite también al sector privado y a las empresas que invierten en sus productos y en sus marcas y que puedan tener acceso a mejores mercados. Igualmente a cuando se hace una ruta, esa ruta posibilita que venga una empresa, esa empresa genera un puesto de trabajo y esa persona que tiene un puesto de trabajo tiene un salario y con ese salario puede consumir los productos de estas marcas.

Entonces, lo que nosotros tenemos que desarrollar es que Paraguay haga inversiones en infraestructura que permitan que más empresas puedan instalarse en Paraguay, y que esas empresas que se instalen en Paraguay, tanto nacionales como extranjeros, puedan dar mano de obra y al dar mano de obra empezamos a ver un nivel de consumo mucho mayor del que tenemos hoy.

 

Comentarios de Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest