Atraer desde el primer contacto

Las personas normalmente eligen productos basados en lo que ven, por lo que es importante contar con una etiqueta o un empaque que llame la atención a los clientes. En productos de compra compulsiva y en los de consumo habitual, el “packaging” puede afectar entre un 20 y un 30 % de las ventas.

Frecuentemente, las personas que van a los supermercados no se detienen a analizar profundamente el contenido de los productos, sino que se van guiando por lo que los llama más a la vista. Es por esto, que el empaquetado debe ser muy intuitivo, para que lo entiendan rápidamente y elijan el producto casi sin darse cuenta.

El packaging está ligado al posicionamiento de las marcas.

El packaging está ligado al posicionamiento de las marcas ya que actúa como la imagen que los clientes tendrán sobre el producto. Si un envoltorio luce de buena calidad esto afectará a lo que los consumidores pensarán sobre el contenido del producto.

Los envases y las etiquetas también diferencian una marca de su competencia, por lo que es sumamente importante para una empresa.

Rejuveneciendo la imagen

De acuerdo con expertos, es recomendable que una marca cambie su imagen cada dos a tres años. Dependiendo de la marca y el producto, el cambio puede ser radical como también sutil, ya que a veces con muy poco se puede lograr mucho. Un buen consejo es retocar sutilmente a la marca sin que se note mucho para modernizar de a poco la imagen.

Retocar sutilmente a la marca sin que se note mucho para modernizar.

Por supuesto existen diseños que han conservado la imagen de su marca con el tiempo y todavía tienen éxito, pero muchas veces se van renovando con cambios apenas perceptibles para el consumidor, adaptándose a los tiempos y conservando su imagen de juventud.

A la hora de tomar decisiones sobre los cambios, es importante considerar de qué tipo de producto se está hablando, por ejemplo productos como el vino. En este tipo de productos se supone que la tradición y la antigüedad son valores esenciales, por lo que hay que saber adaptar la imagen sin afectar estos factores. Entendidos del marketing concuerdan en que de la misma manera que un cambio de imagen puede activar las ventas, también pueden derivar en pérdidas.

Consejos para reposicionar el producto

Normalmente, se recurre a esta opción cuando un producto no vende como lo hacía antes o la competencia se posiciona en un mejor lugar. En este caso se debe rediseñar, un buen consejo es empezar por el diseño del envase. Se podrían cambiar los colores, sustituir imágenes para transmitir un mensaje más específico, entre otras modificaciones.

Actualmente, existen herramientas para testear el packaging nuevo, no obstante se pueden recurrir a las prácticas habituales como testear con los consumidores. Juntar a un grupo de consumidores a que den su opinión al respecto, ayuda a tomar decisiones antes de poner los nuevos diseños en los estantes de supermercados. También se pueden crear lineales pretendiendo ser supermercados para observar que miran y eligen los clientes para tomar en cuenta estos puntos a la hora del diseño.

Para lograr un mejor alcance, se recomienda también la unificación de códigos, es decir, procurar que el cambio de imagen sea igual y comprensible en las distintas culturas de los países donde se van a estar distribuyendo los productos.

El tramo final queda a la hora de la sustitución en el supermercado cuando la imagen esta lista y la producción los pone en los estantes junto con los productos con diseños anteriores. A veces pueden cohabitar pero en productos de lácteos o comidas frescas, las personas tienden a elegir siempre lo que luce nuevo y de esta forma se desperdiciaría toda la línea de producción anterior. En este caso, si el cambio se produce solo en etiquetas, es necesario estableces un día de corte y deshacerse de las antiguas etiquetas.

Caso de éxito: Premio al Packaging de Gondwana

El diseño de la botella de agua Gondwana recibió el premio por la categoría de “Packaging Design” por la A´Design Award & Competition. Fue elaborado por la organización Tridimage para el envase del agua embotellada.

Dicho diseño fue inspirado por la forma de una joya para transmitir una sensación de lujo, ya que el contenido proviene de una ubicación exclusiva de clase única en el mundo y, escondida hace millones de años en un acuífero ubicado en el corazón de América del Sur: Paraguay. Además, comunica el espíritu Premium del producto: su calidad única, su valor, su particularidad, su descubrimiento, su origen exclusivo. Un logotipo tipográfico simple y minimalista y gráficos reflejan su pureza intacta milenaria.

Las botellas de 370 ml. y 600 ml. están producidas por un vidrio grueso y las cajas de alta calidad realzan el valor de la percepción del producto con una presentación de gráficos sutiles evocando la esencia del producto con la sofisticación a través del resplandor del icono de la marca en forma de gota-joya.

 

Comentarios de Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest