Actitud + preparación = éxito de la organización

 

Trabajadores bien capacitados es lo que cualquier empresa quiere, por ello muchas se esfuerzan en ser partícipes de este proceso de formación. La capacitación y formación de los empleados de una empresa debe ser una preocupación de esta, pues luego los beneficios también volverán a ella. Esto se debe a que, cuando se han aunado esfuerzos para formar bien al personal, este está preparado y motivado para desempeñar su labor de la mejor manera, lo que es del interés de cualquier organización.

 

Por un lado, es cierto que para imponerse a la competencia una empresa necesita tener a los mejores guerreros dentro del campo de batalla. No se trata de una exageración, solo se requiere de sentido común para reconocer que empleados estrellas son los que iluminan el éxito empresarial y generan grandes utilidades dentro de una organización.

Por otra parte, es necesario que la empresa invierta lo que sea necesario para obtener los mejores empleados, de modo a crecer y obtener una ventaja competitiva dentro del mercado. Un personal con conocimientos amplios actuará como el motor de un gran vehículo que si no es bien conducido no podrá llegar eficientemente a destino.

Por tal motivo, los gerentes deben estar más que preparados para seleccionar correctamente a su personal a cargo, y no solo eso, tambiénhan de estar dispuestos a complacer a sus “empleadosPremium”, porque son ellos quienes realizan “el trabajo pesado”, además de formarlos continuamente. Es de esta manera que se atiende a dos importantes factores que llevarán a la organización a buen puerto: la actitud (vinculada de la motivación) y la capacitación del empleado.
Rendimiento óptimo

El desempeño positivo de la empresa en general dependerá de que tan capacitado se encuentre su personal, además del acompañamiento del supervisor a cargo. Los productos y servicios ofrecidos hoy en día necesitan una fuerza que los impulse a llegar a los consumidores, y estos requieren más información, ahí la importancia de los vendedores.

¿Pero de qué tipo de capacitación hablamos?

La capacitación implica ir más allá de los libros o conocimientos técnicos, requiere de un seguimiento por parte de la organización, que cada empleado entienda los objetivos de la empresa y luche por alcanzarlos con eficacia y eficiencia.
Una vez entendidas las pautas básicas, convendrárealizar un refresh por parte de los supervisores al empleado, el mismo puede hacerlo como parte del trabajo diario a modo de charlas, reuniones de ventas, seminarios, entre otros.

La motivación: un aliento indispensable

En ocasiones, el ambiente laboral tenso crea ciertos temores que trascienden hasta llegar a afectar las actividades normales de los empleados, por lo cual su rendimiento disminuye, y los trabajos son creados con poca eficacia y nula eficiencia.

Un empleado motivado aumenta su productividad, debido a quese convierte en un precursor del éxito, ya no observa los objetivos de la organización como algo ajeno a su persona, más bien carga con los mismos como un reto personal.

La motivación funciona como un motor potente dentro de la organización, y como tal debe estar en funcionamiento constante. Otro punto importante de la estimulaciónes evitar la frustración de los empleados por trabajos mal ejecutados.

Establecer un sistema de recompensa por logros, sería una estrategia atractiva para aumentar las ambiciones del personal, además la empresa podría brindar una oportunidad de desarrollo y realización, creando sentimiento de compromiso, que a cambio se transforme en un excelente clima laboral.

Un buen vendedor se nace y se hace, existen personas hábiles en la comunicación, con poder de convencimiento y estrategias propias de ventas, pero que no logran contactar con los clientes idóneos.

Capacitar a la fuerza de ventas

Un vendedor feliz, es un vendedor exitoso; la fuerza de ventas debe tener una visión clara sobre los beneficios que le trae el éxito de la organización, por tan importante razón, se debe contratar a personales con rasgos personales característicos como:

Extrovertido, que cuente con la capacidad de transmitir sentimientos, de dominar emociones y convencer a los clientes. Personas que no se avergüencen de hablar en público.
Automotivado, debe confiar en sí mismo, y ser capaz de controlar sus emociones positivas y negativas, entregando al público lo mejor de su persona.

Disciplinado, el vendedor en ocasiones deberá realizar recorridos en busca de prospectos, por tal motivo, tiene que ser capaz de demostrar respeto, pulcritud y educación hacia todas las personas con la que entra en contacto.

Empático, un buen vendedor está en la obligación de ponerse en el lugar del otro. Así logrará conectarse con el cliente, logrando un aliado más en la organización.

Con actitud de servicio, predisposición es parte la rutina, en épocas de excesiva competencia, la actitud es indispensable para ganar la confianza del cliente y mantenerlo en el tiempo.

 

Año 4 – Artículo 18

 

 

Comentarios de Facebook

Deja un comentario

Pin It on Pinterest