¿Y si reciclamos celulares?

 

Reciclando un teléfono móvil, se estarían evitando extracciones del suelo y también deforestaciones.

Reciclar un aparato celular significa que no se necesita extraer y refinar tanto material para fabricar nuevos productos, ahorrando así energía, químicos y desperdicio. Si cada usuario en todo el mundo recicla solamente un teléfono móvil que no utiliza al término de su vida útil, se podrían ahorrar más de 50 mil toneladas de materias primas.

Los teléfonos móviles se han convertido, en los últimos años, en los elementos más utilizados por las personas en todo el mundo, ya que se trata de aliados indispensables para mantenernos comunicados a toda hora, en cualquier lugar.

En la actualidad, el mercado de la telefonía móvil sorprende a todos con aparatos cada vez más sofisticados. Para no quedar excluidos de los avances en la materia, los usuarios suelen cambiar sus teléfonos conforme se presentan nuevos modelos, condenando a los “viejos” artefactos al cajón de los escritorios, sin ser reciclados.

A raíz de la gran cantidad de celulares que son desechados en todo el mundo, en los últimos años surgió la necesidad de promover diversas campañas de reciclado de móviles. Esta tendencia, sobre todo, surgió en el 2007, pero recién cobró real importancia a partir del 2008.

Quizás muchos creen que guardar un celular viejo no tiene nada de malo. Sin embargo, esta práctica podría traer algunos problemas al medio ambiente. Una encuesta realizada a nivel mundial por la firma Nokia revela que el 44% de los celulares viejos son guardados en cajones de los hogares y no se están reciclando. El mismo informe señala que sólo el 3% de las personas recicla sus aparatos móviles, a nivel mundial.

Actualmente, se promueven diversas campañas a nivel mundial para brindar a la población una amplia información acerca de la importancia del reciclaje de teléfonos móviles. La mayoría de los teléfonos celulares que se comercializan en la actualidad cuenta con una gran cantidad de materiales, entre los que se encuentran los metales, que pueden ser reciclados.

Organismos mundiales de defensa del medio ambiente advierten que ciertos modelos de terminales poseen otros materiales peligrosos, como el plomo, el cromo y el cadmio. Por este motivo, los teléfonos celulares en desuso son considerados como residuos peligrosos, por lo que se torna necesaria una estructura adecuada de métodos de reciclajes viables y eficaces a ser implementados a escala mundial.

Actualmente, se promueven diversas campañas a nivel mundial para brindar a la población una amplia información acerca de la importancia del reciclaje de teléfonos móviles. La mayoría de los teléfonos celulares que se comercializan en la actualidad cuenta con una gran cantidad de materiales, entre los que se encuentran los metales, que pueden ser reciclados.

A través del reciclado de estos artefactos, se puede lograr además un importante ahorro de recursos, al tiempo de proteger al medio ambiente, pues los materiales reciclados pueden volver a ser utilizados para la fabricación de otros equipos, siendo innecesaria la extracción de nuevos metales. Es decir, apostando por el reciclaje estaremos eliminando excavaciones y deforestación.

¿Qué materiales contiene un móvil?

Los teléfonos móviles están fabricados con una amplia gama de materiales que contienen toxinas no degradables. El parlante auricular, por dar un ejemplo, está hecho en un 40% de metales, un 40% de plásticos y un 20% de cerámicas. El tablero de circuitos, en el que se encuentra el auricular, está hecho con materiales como cobre, oro, plomo, níquel, tántalo, coltán y otros componentes que son extraídos de la naturaleza. Su fabricación, además, incluye la utilización de petróleo bruto para el plástico, así como arena y piedra caliza para la fibra de vidrio.

Gran parte de estos materiales son conocidos como “toxinas persistentes” y se caracterizan por su capacidad de perdurar en el ambiente durante muchos años. En cuanto a las pantallas LCD que se utilizan en la fabricación de los smartphones, contienen mercurio, una sustancia altamente dañina. Algo parecido ocurre con las baterías, que generalmente contiene sustancias como níquel, cobalto, cinc, cobre, óxido metálico de litio y algunos materiales a base de carbón.

500 millones de celulares desechados

La empresa Recall Internacional, líder en el ámbito del reciclaje de teléfonos celulares, realizó un estudio que señala que en los últimos años se han desechado más de 125 millones de teléfonos celulares en todo el mundo, lo que representan aproximadamente unas 65 mil toneladas de desechos.

Más de 500 millones de teléfonos móviles, en tanto, serán retirados en todo el mundo en los próximos dos años. Esa cantidad representa, aproximadamente, 250 mil toneladas de desechos. Esto implicaría que varios elementos tóxicos como el plomo y el arsénico serán arrojados a la basura, con el consiguiente daño a la naturaleza, a menos que se desarrollen programas de reciclajes viables.

 

Año 3 – Num. 17

 

Comentarios de Facebook

Deja un comentario

Pin It on Pinterest