Emmys 2015: la tv en su pico más alto

Con 12 premios en total, la serie de HBO, Juegos de Tronos, se impuso a la industria que actualmente ofrece más de 400 series a nivel mundial. Como nunca antes, el público y los anunciantes cuentan con propuestas de todas las temáticas imaginables orientadas a todo tipo de públicos y edades.

Luego de la 67° edición de los Emmy’s, que vendrían a ser los Oscars de la televisión, en la cual el canal de cable HBO se impuso por sobre todo el resto, llega el momento de ver la situación actual de una industria que crece a un paso monstruoso.

Hasta hace un par de años era frecuente escuchar críticas contra las pobres propuestas del cine y la tv, sobre todo con la llegada al mundo de la producción televisiva de empresas como Netflix y Amazon.

Pero en cuestión de años el panorama cambió radicalmente. Ahora nadie es capaz de reconocer que en algún momento ha tenido ese pensamiento. Pero es que realmente la variedad de propuestas abruma, al punto que uno ya no sabe con qué serie empezar a ponerse al día.

¿Qué cambio?

A diferencia del cine, dónde actualmente todas las propuestas van sobre secuelas, precuelas, remakes y más secuelas, la industria de la tele opta por propuestas originales que nadie se atreve a llevar al cine.

Si bien es cierto que la pantalla chica también sufre en menor medida, la enfermedad por hacer secuelas, cada vez es más notorio como las mentes más creativas del audiovisual se vuelcan al formato de pantalla chica.

Actualmente con empresas como Netflix o Amazon, que en algún momento fueran criticadas, es que el público como nunca antes tiene la libertad de ver las series que quieren, en el momento que quiere y cuantas veces quiere, sin perderse nada de nada.

Justamente es ese espacio es que los nuevos realizadores dar rienda suelta a toda su creatividad apostando por historias originales a desarrollar durante por los menos 12 episodios. En el cine la historia debe ser resumida a por lo menos 3 horas como mucho, lo cual quita muchas posibilidades.

Digamos que apostando por una propuesta menos arriesgada, los realizadores del siglo XXI, van encontrando su nicho para desde allí ofrecer lo mejor que tienen.

Los Ganadores

En cuanto a los premios, en las categorías más importantes los ganadores fueron Juegos de Tronos, mejor serie dramática del año, Veep, mejor comedia y Olive Kitteridge, la mejor miniserie.

En cuanto a los actores, los principales ganadores fueron. Jeffrey Tambor mejor actor principal de comedia (Transparent). La simpática Julia Louis-Dreyfus ganó su sexto Emmy como mejor actriz principal de comedia: (Veep)

En su último año de vida la serie Mad Men consagró al actor Jon Hamm como mejor actor principal y Viola Davis al igual que el año pasado, fue galardonada esta vez como mejor actriz principal de drama en la serie How to get away with murder (Cómo defender a un asesino)

En cuanto a dirección, el director de Juego de Tronos David Nutter se alzó con la estatuilla y en la categoría de mejor dirección de comedia, el Emmy fue Jill Soloway por la serie Transparent.

 

Comentarios de Facebook

Deja un comentario

Pin It on Pinterest