CAP organizó conferencia sobre la situación actual de las mujeres empresarias

La conferencia que tuvo lugar el miércoles 20 de julio en La Misión Hotel Boutique, Cristine Brendel, directora regional del programa ComVoMujer –Combatir la Violencia Contras las Mujeres en Latinoamérica-, implementado por GIZ y el Dr. Arístides Vara de la Universidad de San Martín de Porres de Lima, Perú, se refirieron al impacto económico de la violencia de género en las empresas y a la importancia de estimular una publicidad sin falsos estereotipos.

En la ocasión, la directora regional de ComVoMujer presentó los resultados del estudio “Los costos empresariales de la violencia contra las mujeres en Paraguay” elaborado por el programa de cooperación. En total, las empresas paraguayas pierden al año 734.8 millones de dólares debido a la violencia contra las mujeres, esta cifra equivale al 2.39% del Producto Interno Bruto. 3 de 10 colaboradores y colaboradoras son mujeres agredidas u hombres agresores.  “Anteriormente el ámbito privado y el mundo laboral eran considerados por separado, hoy las nuevas teorías del management los considera en conjunto. Si una persona tiene problemas en el trabajo, los lleva a la casa y viceversa. Las personas pierden a causa de la violencia un mes de ingreso, sean agredidas o agresores. 3 de cada 10 mujeres viven violencia física y sexual y es por ello que nosotros pensamos en las consecuencias de estas cifras para las empresas y los resultados son bastante preocupantes”, indicó Cristine Brendel, de ComVoMujer.

 

El Dr. Vara, de la Universidad San Martín de Porres de Lima, Perú expresó: “Las empresas tienen más implicancia en la sociedad de lo que parece, están ligadas al crecimiento y desarrollo de un país. Al momento de las ventas y la publicidad se cometen muchos errores y no se tiene cuidado en revisar el contenido de la publicidad”. El profesional indicó que en el mundo el poder de compra se encuentra en un 80% en manos de las mujeres, una proporción que equivale a países como China e India juntos. No obstante, a la hora de hacer publicidad estas cifras no se toman en cuenta y a menudo, en el momento de las encuestas, las personas no demuestran satisfacción con cómo el producto o servicio les es ofrecido. “La violencia contra la mujer tiene muchísimo que ver con la publicidad porque sin querer muchas de nuestras empresas pueden estar reforzando estereotipos que justifican la violencia contra las mujeres”, expresó. Así mismo, el profesional indicó que las empresas deben tener cuidado en esta era de las redes sociales porque esas malas prácticas pueden perjudicar la reputación de las empresas. 

 

Comentarios de Facebook

Deja un comentario

Pin It on Pinterest