Una mejor publicidad para las mujeres

La representación de las mujeres en anuncios publicitarios es un tema de importante discusión, puesto que la publicidad constituye un elemento formador y reproductor de la cultura, los valores y las actitudes de una sociedad. Al revestir las mujeres un decisivo rol en la economía, tanto como consumidoras, profesionales y protagonistas en las diferentes esferas sociales, es necesario reflexionar acerca de mejores prácticas en la comunicación publicitaria en este respecto.

La publicidad como fábrica de ideas

Pensar en la publicidad como un mero instrumento para la compra-venta de un producto o servicio es empobrecedor y también el origen de la publicidad perniciosa e ineficaz. En la era del branding, el marketing, la comunicación, y en el contexto de una economía de conocimiento, la publicidad es ante todo ideas y valores. Es el medio por el cual una marca se comunica con sus clientes, comunicación entendida con la condición indispensable de ser bidireccional, en donde el respeto al consumidor o ciudadano receptor constituye un supuesto innegociable. Si bien el fin es siempre la concreción de una venta, esto se da como resultado de un proceso en el que intervienen la construcción de la marca, el conocimiento del público y la sociedad y la interacción con los mismos, entre otras acciones.

Pensar en ellas

De acuerdo al informe del Parlamento Europeo respecto al impacto del marketing y la publicidad en la igualdad entre mujeres y hombres, la publicidad como medio de comunicación social es de extrema importancia en el proceso de socialización de las personas. Por lo anterior, constituye una herramienta vital para reforzar buenos comportamientos y contribuir a la erradicación de distintas formas de violencia, entre ellas la violencia de género y su raíz, el sexismo. La reducción a objetos de las mujeres por parte de un poderoso instrumento simbólico como es la publicidad, de gran influencia en comportamientos y opiniones, incide en hechos concretos y cotidianos de violencia y discriminación

Las mujeres hoy en día constituyen el poder de compra más importante del mercado en el mundo, con el 85% de las compras efectuadas por ellas, de acuerdo a investigaciones diversas. El protagonismo de las mujeres se da en diversas áreas, el 58% de los usuarios en redes sociales son mujeres. Apple, por ejemplo, posee un 50% de compradoras por lo que ha sabido ajustarse en cuanto a diseño, aplicaciones y utilidades a ese importante segmento femenino. En Estados Unidos, las mujeres han superado a los hombres en cuanto a consumo de dispositivos electrónicos y las ventas de automóviles tienen a más de un tercio de consumidoras. Así mismo, las mujeres tienden a recomendar productos y servicios, de manera específica y detallada, tres veces más que los hombres.

No obstante, un segmento de la publicidad todavía se aferra a viejas prácticas y lugares comunes y se mantiene ciego al porcentaje femenino, que constituye el mayoritario a la hora decisiva de adquirir un producto o servicio. El consumidor que detenta el 85%  de las compras es a veces invisibilizado o  retratado de una manera que refuerza conductas y estereotipos negativos. Ante ello, el 58% de las mujeres afirma sentirse molestas por cómo la publicidad las representa.

Los departamentos creativos de las agencias deben incluir más talentos femeninos para campañas más exitosas; 8 de cada 10 creativos son hombres en países como Chile, Australia, Estados Unidos, España y Gran Bretaña por lo que el mundo publicitario tiene aún trabajo por delante para mejorar su comunicación con el segmento más importante del mercado.

El 58% de las mujeres afirma sentirse molestas por cómo la publicidad las representa.EN RECUADRO: Expertos han comprobado que los mensajes construidos específicamente para una audiencia masculina no influyen en las mujeres, mientras que una publicidad dirigida a mujeres sí logra incidir en los hombres.

Las mujeres entre 25 a 54 años son multitasking, piensan múltiples cosas en un periodo de cinco minutos y disponen de poco tiempo para mensajes publicitarios, de acuerdo a conclusiones de la consultora Ketchum Global Research & Analytics.

Buenas prácticas para una publicidad más positiva hacia las mujeres

1.  Hablar de mujeres antes que de la mujer; abrazar la diversidad existente y proyectar imágenes más conectadas a la realidad en donde no existe un estereotipo único de mujer joven, provocadora, atractiva, etc. Para ello es necesario conocer a las mujeres, saber qué piensan, cómo se comportan e interactuar con ellas para evitar caer en lugares comunes y falsas representaciones.

2. Evitar los roles rígidos de género; no mostrar a las mujeres como objetos pasivos mientras que los hombres ejercen los roles de mayor importancia.

3. De acuerdo a ONU Mujeres[T1] , se debe proyectar el trabajo doméstico y el cuidado de niños y ancianos como labor que tanto hombres como mujeres pueden realizar.

4.  Bajo ningún concepto justificar o promover cualquier tipo de violencia contra las mujeres o el acoso callejero.

5.  Mostrar modelos de relacionamiento diversos y sanos, entre hombres y mujeres, más allá de la atracción y seducción. Relaciones de solidaridad, amistad, camaradería, profesionalismo y cooperación que muestren que son iguales en dignidad, derechos y capacidades.

6.  En cuanto a la representación de niñas, es importante no estereotiparlas ni proyectar la imagen de que solo pueden aspirar a la maternidad y la belleza. Demostrar que sus sueños de aventura, descubrimiento y acción son válidos, que pueden aspirar a estudiar, ser profesionales y líderes.

 

[T1]Resumí la descripción de qué es ONU Mujeres, para ir directo a lo que sería la buena práctica…

 

Comentarios de Facebook

Deja un comentario

Pin It on Pinterest