El valor de cumplir con las reglas

Anteriormente, la informalidad era un tema común dentro de las empresas nacionales. Hoy, la transparencia es un elemento importante para lograr los objetivos y mantener el orden, convirtiéndose en una condición casi obligatoria que a fin de cuentas puede tornarse en una gran ventaja competitiva para las marcas y empresas. Rodolfo G. Vouga, partner de Vouga Abogados contesta preguntas fundamentales acerca del Compliance.

El término “Compliance”, significa en español cumplimiento. El concepto comprende no solo el cumplimiento de las reglas externas, como las leyes y demás normas públicas, sino también de la normativa y principios internos de la propia empresa, que serían aquellas pautas que los propios accionistas, el directorio o las gerencias establecen.

Según Vouga, es importante la comprensión de este concepto ya que, en ocasiones, este segundo conjunto de pautas (las normas internas de la empresa) es el que mayores beneficios puede aportar a la empresa y a sus participantes o stakeholders, incluyendo a los accionistas, directores, empleados, entre otros.

El tema de “Compliance” (entendido como la necesidad de establecer procesos internos para asegurar el cumplimiento de las normas internas y externas, y gestionar periódicamente tales procesos) se ha instalado en las empresas multinacionales operando en Paraguay, incluso en las franquicias, agencias y empresas que distribuyen marcas extranjeras, y se le da cada vez mayor importancia.

74 % de los gerentes legales de principales multinacionales del mundo indicaron que su mayor preocupación es precisamente Compliance.

El entrevistado además expresó como ejemplo del grado de importancia que tiene este tema comentando cómo en una encuesta reciente realizada por la Association of Corporate Counsel (la principal asociación global de gerentes legales internos de compañías), 74 % de los gerentes legales de principales multinacionales del mundo indicaron que su mayor preocupación (“lo que los mantiene despiertos de noche”, en términos utilizados en la entrevista) es precisamente Compliance, por encima incluso de los cambios regulatorios o de normativa por los gobiernos.

¿Cuál es la situación actual en las empresas paraguayas con respecto a este tema?

En cuanto a las empresas paraguayas (de capital nacional), notamos que existe una corriente creciente de empresarios convencidos de que cumplir con las normas, más allá de ser lo correcto, aporta muchos beneficios, tangibles e intangibles, a sus empresas. A medida que las empresas y actores económicos se van sofisticando en nuestro país, tienen mayor acceso a las mejores prácticas internacionales en cuanto a la forma de hacer negocios, que incluye por ejemplo la implantación de códigos de ética, realización de auditorías u otros elementos de los programas de Compliance.

Esta tendencia irá en aumento en nuestro país.

Si se observa lo ocurrido en el mundo, podemos concluir con certeza que esta tendencia irá en aumento en nuestro país. Y aunque este no sea el caso para nuestra empresa en particular, las empresas con quienes actuamos en el día a día nos lo exigirán.

¿Por qué “Compliance” es una ventaja competitiva para las marcas/empresas?

Más allá de una necesidad o una obligación, Compliance puede convertirse en una ventaja competitiva para la empresa de varias formas. Una de ellas es que ayuda a mitigar los riesgos o contingencias típicas en cada tipo de negocio, tales como multas de las autoridades, daños de reputación o de imagen, contribuye a la detección de fraudes, evita incurrir en costos legales y de auditoría.

De igual forma, una empresa que promueve activamente el cumplimiento de normas internas y externas motiva a sus empleados y su nivel de compromiso, los clientes desean comprar sus productos o servicios, la empresa realiza mejores negocios (negocios más seguros y con menor riesgo), se torna más sustentable y más competitiva. En definitiva, el público interno (empleados) y externo (clientes, proveedores) asignan mayor valor a la empresa y a sus marcas y productos. Todo esto puede incrementar sustancialmente el valor tangible e intangible de la empresa.

Puede incrementar sustancialmente el valor tangible e intangible de la empresa.

De hecho, en base a nuestra experiencia profesional en la firma, en un eventual caso de venta de la empresa, el valor que obtiene el vendedor es mucho mayor cuando la empresa es sustentable en su forma de hacer negocios, a lo que un programa de Compliance contribuye significativamente.

¿Cuáles son algunas regulaciones que una empresa/marca debe cumplir para estar en orden?

La normativa nacional está evolucionando rápidamente y existen hoy nuevas exigencias. El primer paso es entonces conocer estas nuevas normas y entender cómo la empresa debe ajustar sus prácticas.

Solo para citar algunos ejemplos, la Ley de Defensa de la Competencia, plenamente vigente, prohíbe ciertos acuerdos (por ej. acordar precios entre competidores, distribuirse territorio o mercados, negarse a suministrar productos o servicios), la aplicación de precios predatorios y el abuso de posición dominante. Las eventuales contingencias por incumplir las normas sobre competencia son sumamente elevadas, e incluyen penalidades tanto a la empresa como a sus directores en forma personal.

La Ley de Defensa del Consumidor contiene numerosas exigencias en beneficio de los consumidores, que hoy están siendo supervisadas muy activamente por la SEDECO (Secretaría de Defensa del Consumidor). Las normas impositivas y en materia laboral también han sufrido importantes cambios recientemente, así como la normativa ambiental y de prevención de lavado de dinero.

En el sector bancario, de seguros y bursátil en general existen también normas específicas para cada sector.

Además de lo anterior, las empresas multinacionales, obligadas a cumplir otras normas en sus países de origen, suelen exigir a sus proveedores o contrapartes locales el cumplimiento de otras reglas adicionales.

¿Cómo se desarrolla una cultura de Compliance en las empresas?

El elemento fundamental para poder instalar una cultura de Compliance en una empresa es el convencimiento del más alto nivel de dirigencias de la empresa (accionistas, directorio, gerencia) en desarrollar la cultura. Cualquier programa o planificación en esta materia tiene como pilar lo que se denomina en este campo el “tone of the top”, que se refiere a que el nivel más alto de la empresa es quien debe estar convencido de la importancia de esta forma de hacer negocios.

A partir de un liderazgo comprometido, la empresa desarrolla los demás elementos, que incluyen primeramente instalar políticas y procedimientos escritos (en especial, un código de ética, que puede ser incorporado a los contratos de trabajo y con proveedores), posteriormente el entrenamiento y comunicación, y además la evaluación de áreas de riesgo, la supervisión periódica y las respuestas o acciones ante infracciones.

Es importante entender que una cultura de Compliance puede desarrollarse de a poco, gradualmente, siendo esto viable para una micro, pequeña, mediana o gran empresa; el único elemento que debe existir desde el día uno es la convicción del equipo de liderazgo.

¿Hay algo más que quisiera agregar?

Creo firmemente que promover una cultura de Cumplimiento, más allá de beneficiar a la empresa, contribuye en particular a mejorar la imagen de nuestro país y de nuestra sociedad. De a poco nuestro país está cambiando la antigua percepción, tanto propia como de extranjeros, de que en Paraguay las cosas se hacen a medias.  Espero así, que el Compliance se fortalezca cada día más como un promotor del cambio ético y cultural – de nuestra empresa, de nuestra sociedad y de nuestro país.

 

Comentarios de Facebook

Deja un comentario

Pin It on Pinterest