La economía paraguaya y el gasto público

En números aproximados, típicos de nuestro país, el PIB es de USD 45 mil millones, el gasto público, USD 14 mil millones y algo y los ingresos fiscales más o menos USD 4.500 millones. Entonces si todo lo que producimos es 45 mil millones, si gastamos 14 mil y solo ingresamos 4,5 mil millones, algo no cierra…

Necesariamente tendremos que cubrir la diferencia entre los ingresos vs. gastos, con préstamos, refinanciaciones de préstamos, bonos (que también son préstamos que debemos pagar, ¡aunque muchos no lo crean!), dinero de las hidroeléctricas, algunas y cada vez más escasas donaciones e ingresos de los servicios públicos. Desde luego , una bicicleteada jefe, de grandes proporciones ¡para cubrir tamaña diferencia entre ingresos y gastos! Imagínese , Ud. ingresa en todo concepto 5.000 y gasta 15.000; eso en lógica es convertir un tema económico en un problema financiero, ¡porque si prestara dinero para cubrir la diferencia no podría ni pagar los intereses!

El problema es muy sencillo: si gasta más o muchísimo más de lo que puede pagar su situación no es ni será viable, pero si encima gasta mal, priorizando gastos no retornables en lugar de gastos que tengan retorno o que generen rentabilidad (inversión), su problema ya será catastrófico.

Cuando los gobiernos gastan más de lo que pueden, cuando gastan mal y el gasto no tiene retorno como contraprestaciones de servicios de calidad (esto es: salud, educación, seguridad, infraestructura, justicia, etc.) tenemos un caso de mala administración del dinero que la gente aporta vía impuestos o que se presta de terceros (organismos multilaterales, bancos, bonos, o de países amigos) y que la misma gente (nosotros) tendremos que pagar.

Los gobiernos de turno se van, las deudas se quedan y se van a pagar de todas formas, mañana , pasado mañana o dentro de algunos años, pero las vamos a pagar. No hay dinero gratis y no hay deudas gratis. Por esto es que se debe recaudar bien, esto es cobrar impuestos a todos, por igual y honrar con la calidad del gasto, cada guaraní recaudado y rendir cuentas a quienes aportan.

Este es el camino y la forma, no simplemente extender el monto del déficit fiscal para seguir con lo mismo de siempre. El 91% son gastos rígidos, 76 % salarios. O aumentar impuestos a los mismos de siempre sin asegurar y garantizar que cada centavo recaudado sea para inversiones que lleguen a la gente como servicios públicos de calidad.

Comentarios de Facebook

Pin It on Pinterest