La CAP ha construido un carácter institucional que lo diferencia de otros gremios.

Dicho carácter es defender los intereses colectivos en los que la vida política y económica del país impacta; mantener la empatía con ciudadanos y empresarios, entendiendo sus necesidades y forjando mediante su gestión mejores condiciones que permitan generar riqueza, nos permitirá sentirnos satisfechos y con el deber cumplido al concluir este periodo.

La articulación de soluciones que mejoren la calidad de vida de los paraguayos incidiendo en las políticas públicas, considero debería ser una de las prioridades de la CAP. Y, para ello, deberemos anticiparnos a identificar aquellas oportunidades de mejora en la toma de decisiones, tanto de autoridades como de asociados.

Este es un momento que se constituirá en hito en la historia de la humanidad y, por tanto, la responsabilidad de liderar instituciones implica una enorme responsabilidad, desafiante, ya que nos obligará a poner todo lo mejor de nosotros para salir adelante.

El cambio de paradigmas será vital para la supervivencia y posterior crecimiento de personas y empresas ante la realidad que enfrenta hoy la humanidad. Esa tarea requerirá de todos y cada uno de nosotros, por lo que les insto a los socios de la CAP a ser protagonistas solidarios y no solitarios.

Comentarios de Facebook

Pin It on Pinterest