Crecimiento empresarial desde el mercado de capitales

Mientras merma el movimiento económico, por los motivos sociales y de salud que ya son conocidos, muchas empresas han retenido sus intenciones de invertir. Otras no han dejado de hacerlo, pero lo han hecho de manera estratégica. Para esto, el ingreso en el mercado de capitales es una muy buena alternativa.

Christian Borja, presidente de Valores Casa de Bolsa, hace referencia a un año óptimo para el mercado de capitales, aún cuando en otros rubros se han visto retracciones importantes. Mirando este escenario, explica cuáles son algunos de los beneficios competitivos que puede entregar la inversión bursátil.

¿Cómo se ha dado el crecimiento del mercado bursátil este año?

Realmente ha sido una positiva y gran experiencia; mientras mayor sofisticación y competencia existen, se puede ver un crecimiento sostenido del mercado de capitales. La expectativa era grande al inicio de año, tomando en cuenta que el 2019 – conforme lo que siempre sostuvimos -, se superó la barrera de los mil millones de dólares en transacciones en la Bolsa de Valores y Productos de Asunción.

Hemos seguido con ese viento de cola y con el interés superior de los inversionistas – que cada vez son más – en explorar las alternativas que brinda nuestro mercado de capitales y en canalizar ahorro en inversión, así como de nuevos emisores que buscan diversificar sus fuentes de financiamiento en el mercado.

A eso debemos sumar el trabajo de nuestro regulador, la Comisión Nacional de Valores, que ha colaborado reglamentando nuevos instrumentos de inversión que ayudan a la diversificación y sofisticación a disposición de los inversionistas.

¿Cuáles cree que son aspectos destacables del movimiento del mercado de valores, en estos últimos meses?

Hemos tenido nuevas emisiones de porte importante – de decenas de millones de dólares en algunos casos – y que son a largo plazo. Ante la situación de la COVID-19, los inversionistas, en lugar de entrar en pánico, buscaron opciones de rentabilizar sus bonos con operaciones de reporto que brindan un beneficio tanto al que vende por corto tiempo su bono, como a quien lo adquiere.

Sin embargo, creo que lo más destacable radica en la confianza incremental de nuevos inversionistas locales y extranjeros que, pese a la crisis sanitaria, mantuvieron la calma y sus posiciones de inversión.

¿Qué herramientas puede brindar el mercado bursátil a las empresas, para enfrentar la crisis?

Nuevas fuentes de diversificación, basadas en la confianza de información transparente y actualizada que va al público. El mercado de capitales les brinda la posibilidad de, junto a su banco de cabecera, tener estrategias de fondeo a largo y corto plazo, así como atracción de capital fresco, al poder vender acciones de esa empresa como emisora de capital abierto (acciones).

Esta es la principal ventaja de la bolsa: poder atraer capital fresco de inversionistas que se conviertan en socios pasivos de la empresa y que, creyendo en el rubro y trabajo del emisor, compren parte del paquete accionario sin desear participar de la administración de la misma.
Por otro lado, las empresas con excedentes temporales de liquidez, la pueden rentabilizar al invertir en bonos por el plazo que requieran, en mejores condiciones o rentabilidad que las que la plaza bancaria ofrece en la actualidad.

¿Cuáles cree que son las principales oportunidades que, actualmente, las empresas pueden encontrar en el mercado bursátil?

Las naturales: financiamiento a su medida y rentabilizar su liquidez con mejores rendimientos que los tradicionales en el sistema bancario. Los fondos mutuos son una gran opción para rentabilizar esa liquidez.

¿Qué opciones de inversión son las más recomendables, en este momento?

Depende del perfil de inversionista; no es igual un soltero y de 30 años a un padre de familia de 45 años o un adulto mayor que está pensando en jubilarse. Esa tarea de encontrar lógica y opciones que se ajusten al perfil del inversionista es lo que hacemos en Valores Casa de Bolsa.

Intentamos dar valor agregado a nuestros clientes al recomendarles las opciones bursátiles o no, que mejor le sirvan. Para ello hay que hablar con ellos y entender sus expectativas, aversión al riesgo y destino final de su ganancia.

No todos los bonos ni todas las acciones sirven a todos los clientes, porque sus expectativas de horizonte de inversión, moneda o riesgo son distintas. Lo mejor es seguir los consejos de la abuela y no tener todos los huevos en una sola canasta. Por ello, es ideal tener un asesor que conozca su portafolio de inversiones en bienes raíces, en el sector bancario y allí equilibrar con un portafolio bursátil confeccionado para ese cliente.

¿Algún mensaje que quiera transmitir?

A posibles inversionistas, recomendaría que se interesen en buscar optimizar el rendimiento de su dinero, contando con el consejo de un asesor preparado para ello, que busque cuidar el riesgo que asume cada cliente.

Y a los gerentes financieros de las empresas, analizar el mercado de capitales como una nueva forma de ampliar su financiamiento para hacer realidad los planes de expansión y crecimiento que tenga la empresa. Y que, al momento de elegir a su asesor, diferencien entre quienes trabajan para sus intereses y quienes solo quieren venderles sus productos o servicios.

Para recordar

Toda inversión conlleva un riesgo, lo ideal es conocer de antemano ese riego y gestionarlo de la manera correcta. Según Christian Borja, como sociedad debemos aprender que abrir el capital de la empresa es un mecanismo de crecimiento válido, que no involucra perder el control administrativo. Al contrario, significa tener más dinero y accionistas que se preocupen de que vaya bien a la empresa y que confíen en la visión del management. Es momento de mirar el mercado de capitales local y entender que toda economía desarrollada, tiene un mercado de capitales igualmente desarrollado.

Comentarios de Facebook

Pin It on Pinterest