Al pensar en Guaraní, se piensa en calidad

Frigorífico Guaraní cuenta con 36 años de presencia en el mercado. A lo largo de ese tiempo, fue creciendo y habilitando nuevas plantas procesadoras de sus productos. Durante el 2020, un año lleno de desafíos para el mundo, la compañía continuó fortaleciendo su oferta, incorporando innovación y presentando novedades a su público.

Juan H. Appleyard, directivo de la empresa, y Jorge Jermolieff, gerente de Marketing, nos hablaron de cómo se ha trabajado aún en tiempos de incertidumbre y de qué manera han manifestado sus esfuerzos por responder a la demanda y necesidades de sus consumidores.

• ¿De qué manera ha reaccionado Frigorífico Guaraní ante los cambios en el consumo de su rubro, el año pasado?

JH: Nos dimos cuenta de que la gente empezó a inclinarse un poco más al consumo de productos congelados. Eso facilitó y ayudó a nuestra unidad de negocios de venta de hamburguesas, donde vimos un crecimiento importante, obteniendo un porcentaje de mercado superior al 80% a nivel país.

Actualmente, estamos exportando hamburguesas a Chile, Uruguay y Taiwán, incursionando en un nuevo mercado, como Bolivia. Es algo que nos movió un poco la aguja; creció nuestra fábrica de hamburguesas y la de embutidos. Si bien estos últimos no registraron un crecimiento, tampoco se vio un decrecimiento.

A pesar de que no se realizaban asados masivos, como se hacían reuniones sociales, supimos suplir esos productos fortaleciendo nuestra línea de Jamones cocidos, Jamón light, Jamonada, y toda nuestra línea de fiambres.

Además, el año pasado lanzamos una nueva unidad de negocio, donde presentamos sopa paraguaya, chica guazú, pan de ajo, pan de queso.

El negocio de los congelados nos sorprendió gratamente; la gente está volcándose a las compras de productos terminados, que puedan cocinarlos en casa.

• ¿Cuál es el objetivo de la empresa al fortalecer esta línea de negocio?

JH: Vimos que cada vez hay menos tiempo para cocinar. Entonces, queremos brindar una solución. De ahí salió la frase “con Guaraní, estás hecho”. Nuestra amplia gama de productos permite que, comprándolos, se pueda tener la comida y los acompañamientos listos.

Incluso este año también nos adentramos a una nueva categoría de negocios, es la línea de snacks:

Desde agosto de este 2020 Frigorífico Guaraní se convirtió en Distribuidor Exclusivo de los famosos nachos y tortillas de la marca Taco Villa, marca que tiene 15 años en el mercado nacional.

• ¿Cuáles son las expectativas actuales de la empresa?

JH: El 2020 fue un año muy desafiante, y este 2021 arrancamos con incertidumbre, pero con ganas inmensas de superar al 2020, de mejorar los números, de seguir innovando, de acercar nuevos productos con la misma calidad y aún mejor sabor.
JJ: Desde el área de Marketing, queremos lograr que la marca Guaraní siga posicionada como la marca del sabor. Que el consumidor, cuando se acerque a los puntos de venta, y al encontrar nuestros productos, nos elijan. Estamos en constante actualización, buscando permanecer a la vanguardia, mediante campañas publicitarias y de comunicación, para eso.

Tenemos un excelente departamento comercial y de Marketing, dedicado a que nuestros productos lleguen con la mejor presentación posible al consumidor final. Estamos confiados de que, con la llegada de la vacuna – si bien las cosas no cambiarán drásticamente – sea posible, cada vez más, volver a juntarse. Eso es lo que Guaraní está esperando: que podamos hacer cosas juntas, que las familias se vuelvan a unir, y que, en cada plato, esté Guaraní.

• ¿Cómo están enfocando las comunicaciones de la marca, para lograr esto?

JJ: Cuando hablamos de comunicación o campañas publicitarias, hablamos de varios pilares que tiene el frigorífico. Uno de ellos, es la trayectoria; la confianza que genera a los consumidores esta trayectoria de 36 años. También la disponibilidad de productos y la fortaleza del portafolios que tenemos, somos un frigorífico muy versátil, dinámico, que permanentemente presenta innovaciones. Además, incorporamos nuevos negocios, como fuimos comentando.

Además, la tradición: finalmente, nosotros ofrecemos y vendemos momentos, que probablemente sean los momentos más lindos que se pueden vivir. Porque son aquellos en los que uno está en la mesa, compartiendo con la familia o personas queridas, con amigos o compañeros de trabajo, etc. Tratamos de que esos lazos sean los mismos que unen a los consumidores con nuestra marca.

Por otro lado, tenemos campañas más tácticas, como, lanzamientos de nuevos productos, innovaciones en las presentaciones de los productos, extensiones de línea, etc. También comunicaciones dirigidas de manera estratégica, utilizando canales más directos. Utilizamos mucho las redes sociales, el marketing directo y trabajamos con influencers para que amplifiquen nuestra comunicación. Tenemos un esquema bien formado para llegar a la mayor cantidad de personas.

• ¿Qué esperan lograr este año, como empresa?

JH: A pesar de la incertidumbre, tenemos la certeza de que vamos a mantener la calidad de los productos. Tenemos el compromiso de estar disponibles en los puntos de venta, respondiendo a la demanda de nuestros consumidores. Creo que vamos a desarrollar un nicho muy importante en el segmento de alimentos congelados listos.

JJ: Este año será un año de comunicación constante y activa, buscando permanente contacto con nuestros consumidores, recibiendo su feedback. Esto es muy importante, porque, a partir de ahí, ideamos nuevas categorías de negocios, nuevos productos y lanzamientos.

Nosotros ofrecemos y vendemos momentos, que probablemente sean los momentos más lindos que se pueden vivir

¿Cómo observan el consumo de productos nacionales, ha habido alguna diferencia?

JH: Vemos que la gente quiere consumir lo nacional. Anteriormente, existía cierto tabú, o la creencia de que los productos importados eran mejores. Creo que la fuerza de la marca Guaraní se da porque al pensar en Guaraní, se piensa en calidad. Somos un exportador demasiado grande de todos los productos habilitados para la exportación, lo que hace que nuestra vara de calidad y exigencia sea muy alta.


Nuestro nivel de exigencia es el mismo, todos los días, desde el momento en que la materia prima empieza a llegar desde la hacienda, o desde que el proveedor nos acerque productos, hasta el momento en que llegamos a la mesa de la familia del consumidor final.

Comentarios de Facebook

Pin It on Pinterest